Nuestro Partido Comunista de Cuba

Durante algunos años se ha venido estudiando el surgimiento y desarrollo del Partido Comunista de Cuba como vanguardia de la Revolución Cubana. Un Partido surgido de la Revolución, defensor de los más altos valores humanistas que pueda tener cualquier nación. Es de vital importancia su estudio y su análisis para las nuevas generaciones de cubanos, pues así entenderemos de dónde venimos y hacia dónde vamos.

En una ocasión nuestro Comandante en Jefe, Fide Castro, 26 de marzo 1962 al referirse a los que debían integral dicha organización, argumentaba:

“…Tiene que ser un trabajador ejemplar, pero, además, tiene que aceptar la Revolución, tiene que desear -desde luego- pertenecer a este núcleo revolucionario, aceptar las responsabilidades que impone ser del núcleo revolucionario, pero es necesario además, una vida limpia...”

Es precisamente la organización partidista la que agrupa en sus filas la vanguardia de los revolucionarios cubanos, la cual ha estado encaminada a formar y construir al hombre nuevo de estos tiempos. El Partido bajo la ideología marxista-leninista y martiana ha sido muestra de firmeza bajo las amenazas del imperio dominador de destruir la revolución cubana.

El 1ro de enero de 1959, dio respuesta no sólo a una exigencia planteada por las difíciles situaciones en que vivía el pueblo cubano durante los años de la república neocolonial, sino también significó la conquista definitiva de los ideales y objetivos que movieron las luchas de la nación desde la época colonial, frustrados después de las guerras de independencia por la confabulación del imperialismo norteamericano y la oligarquía criolla, concluida la sangrienta dictadura de su representante Fulgencio Batista.

El antecedente histórico más inmediato de la formación del nuestro glorioso Partido se encuentra en el amplio proceso unificador que tuvo lugar en 1961 con la formación de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), que fue el primer paso hacia la creación del instrumento político unitario de la revolución; formadas por el movimiento revolucionario 26 de julio, liderado por Fidel Castro; fundador del Ejército Rebelde e iniciador de la última etapa de la lucha revolucionaria; el Partido Socialista Popular (PSP) cuyo secretario general era Blas Roca y del directorio revolucionario 13 de marzo; dirigido por el Comandante Faure Chomón.

Años más tardes al hacerse un análisis riguroso de los logros de la integración y de los errores del sectarismo por parte de los miembros de la dirección de las ORI, iniciando así una nueva etapa en la construcción de un Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC). Tres años después en 1965 queda en Cuba constituido el primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en el acto solemne en el cual Fidel Castro leyera la carta de despedida del Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara; quien fuera uno de los inspiradores de la creación del Partido, ejemplo vivo y organización de Vanguardia de la revolución, dado el grado de desarrollo de la conciencia político-ideológica del pueblo cubano.

El Partido Comunista de Cuba, constituye un fiel continuador del Partido Revolucionario Cubano (PRC) que fundara José Martí para la lucha por la independencia nacional; del primer Partido Comunista simbolizado en las vidas de Julio Antonio Mella y Carlos Baliño, y de las organizaciones revolucionarias que protagonizaron la lucha contra la tiranía batistiana.

Este es el antecedente histórico inmediato que legitima la existencia de un solo Partido en las condiciones concretas de Cuba. Es el Partido que actúa precisamente como garante de la unidad de todos los revolucionarios y patriotas en torno a los principios y a la defensa de esta obra, de la independencia nacional y del derecho a existir como nación.