Martes, 26 de marzo de 2019 6:17 AM

Fidel (+Video)

Aún no puedo hablar de él en pasado, a pesar de que este 25 de noviembre se cumplan dos años de su dolorosa desaparición física. Ni tan siquiera en lo más recóndito de mis pensamientos lo imagino ausente. Y me atrevo a asegurar que así le ocurre a la mayoría de los cubanos que poblamos esta Isla.

Nos acostumbramos a tenerlo siempre presente, a verlo recorrer el país, a salirle al paso a huracanes, a representar a Cuba en disímiles escenarios, desde las Naciones Unidas hasta una pequeña nación del Caribe.

El periodismo, ese privilegio extraordinario, al decir de una conocida reportera, me posibilitó tenerlo cerca el 17 de mayo de 1996. Se desarrollaba el Acto Nacional por el Día del Campesino, del que Ciego de Ávila era sede, y él lo presidía.

Fidel habla a los avileños Fui testigo, en primera fila, del discurso de aquella jornada, trascendental como todos los que pronunció. Con verbo apasionado, aseveró que la Revolución Cubana dignificó al campesinado.

Concluido el acto, se efectuó una ceremonia de imposición de diversas condecoraciones a campesinos destacados. Entonces lo tuve aún más cerca, pues accedió a intercambiar con la prensa.

El colega Bernardo Espinosa, entonces en la Televisión Avileña, comenzó las preguntas. Aproveché un breve silencio tras sus respuestas para conocer su opinión de la visita realizada por él, el día anterior, a la fábrica de combinadas cañeras.

Entonces colocó su mano derecha en mi hombro y dialogó conmigo, entusiasmado, de sus vivencias. Después conversó, entre otros temas, sobre la provincia avileña.

Fueron momentos inolvidables para quienes cubrimos ese día la noticia. Han pasado muchos años y aún me parece escuchar su voz cálida y pausada, y siento esa forma suya de tocar a la persona con la cual hablaba.

Todos sabemos que su morada definitiva está en Santiago de Cuba, en el Cementerio de Santa Ifigenia, cerca de Martí, Céspedes, Mariana Grajales y tantos ilustres de nuestra historia. Pero también estamos claros de que custodia la Patria y está vivo en el corazón y la acción de los todos los cubanos que lo seguimos llamando, como siempre, por su nombre: Fidel. Solo Fidel.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar