Jueves, 18 de julio de 2019 6:23 PM

Con Lázaro Peña en el recuerdo

Lázaro PeñaArchivo del entrevistadoDurante su visita a la fábrica de chapeadoras, Lázaro, al extremo izquierdo, compartió con los trabajadoresEstá a punto de comenzar el XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), que tendrá lugar del 20 al 24 de este mes, en la capital cubana. Y en ese cónclave estará presente en la delegación de Ciego de Ávila, junto a otros invitados, René Salas Inerarity.

Salas, quien estuvo al frente de la central obrera avileña desde 1969 hasta 1976, se siente muy agradecido por la invitación. Con una amplia sonrisa, rasgo característico de su personalidad, dice: “Este debe ser el último al que yo asista”, y suelta una sonora carcajada, aunque precisa: “No te olvides que ya tengo 81 años”.

En esta ocasión prefiere darle preferencia a la figura de Lázaro Peña, catalogado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz como el Capitán de la clase obrera cubana, quien en este mayo estaría cumpliendo años. Había nacido en 1911.

“Yo era un adolescente y en mi casa oía hablar bastante de él y de otros dirigentes de esa época: mis padres, Agapito y Narcisa, que eran militantes del Partido, siempre lo estaban mencionando. Una vez, el viejo me llevó a un acto frente al parque José Martí, que contó con la presencia de Lázaro. Esa fue la primera vez que lo vi. Eso sucedió en la década del `40.”

Luego del triunfo de enero, el revolucionario René Salas participa en las intervenciones de garajes, talleres, fincas y otros negocios. “Tuve que ir a una reunión en el Habana Libre, relacionada con el transporte. Y allí estaba Lázaro. En un intermedio él saludó a un grupo de participantes. Le devolví el saludo y le dije que era el hijo de Agapito Salas, entonces me preguntó: `¿De los Salas de Manzanillo o de los de Camajuaní?`. Le respondí que de los de Camajuaní, que es donde nací, aunque luego nos mudamos para Ciego de Ávila. A partir de ese encuentro se estableció una bonita amistad. Yo todavía no era dirigente sindical.”

Entre los años `69 y `70 se realiza la revitalización del movimiento sindical. Salas añade que él trabajó en esa tarea junto a un grupo de compañeros veteranos en las lides sindicales. “Constituida la estructura sindical, soy elegido Secretario General de la CTC en la región de Ciego de Ávila, perteneciente a la provincia de Camagüey.

“Como parte de mis funciones, tuve que ir varias veces al territorio agramontino, a reuniones con Lázaro, quien estaba al frente de la organización del XIII Congreso de la CTC. En una de ellas, el 22 de febrero de 1972, en un chequeo de emulación, el Capitán de la clase obrera le entregó a Ciego de Ávila los estímulos correspondientes al primer lugar. En ese escenario nos hizo saber de su interés por realizar una visita a la región avileña.

“No más llegar al terruño se le informó a Rafael Valdés Valdés, primer secretario del Comité Regional del Partido Comunista de Cuba, la solicitud, a la cual accedió de inmediato. Y el 23 por la mañana ya Lázaro estaba aquí. El programa comprendió visitas por diferentes centros de trabajo: el Plan Piña, la fábrica de chapeadoras Indalecio Montejo, el taller José Guerra Moreno, el batallón zafrero Capitán San Luis, el plan de vegetales El Mambí, entre una larga lista.

“La visita terminó el 25 en horas de la noche, en una gran reunión celebrada en el salón del círculo social Esteban López Hayné, ante un gran auditorio conformado por dirigentes del Partido, de la CTC, directores de empresas y establecimientos, núcleos del Partido… “Lázaro hizo una amplia explicación relacionada con las Tesis del XIII Congreso, la Ley 270, y se refirió a una variada gama de temas vinculados con el ámbito laboral, el salario basado en el cumplimiento de las normas, el apoyo del Partido; también habló de la alianza obrero–campesina, de la necesaria unidad de la clase obrera; acerca del deber de los sindicatos en la educación de los trabajadores, de la emulación socialista; y argumentó, de forma magistral, el concepto de A cada cual según su trabajo, a cada cual según su capacidad. Esa fue su última visita a Ciego de Ávila”.

Salas agrega que la estancia en tierra avileña del querido dirigente obrero dejó una gran efervescencia y mucho entusiasmo entre los trabajadores, aspecto que propició un alza en los resultados posteriores. “El encuentro final fue catalogado como una gran clase, que nos sirvió a todos los que tuvimos el privilegio de asistir a ese encuentro, de lecciones inolvidables para desempeñar con espíritu revolucionario nuestra labor sindical puesto que el sindicato es de todos los trabajadores, sin distingo de ningún tipo.”

Las sesiones del XIII Congreso de la CTC fueron realizadas del 11 al 15 de noviembre de 1973. Lázaro, quien ya tenía muy aquejada su salud, falleció en 1974. Salas asistió a su sepelio.

“Lo recuerdo muy motivado, entusiasmando a los trabajadores, predicando su ejemplo personal. Era una persona muy humilde y solidaria, un verdadero exponente de la clase obrera. Lo siento presente, sobre todo en estos momentos de reafirmación que viven los trabajadores y el pueblo, enfrentados al criminal bloqueo y al hostigamiento constante del imperialismo y sus testaferros.

“Asistiré a este cónclave pensando siempre en Fidel y en Lázaro. A los nuevos dirigentes sindicales les digo que la mejor forma de liderar el movimiento sindical es vincularse a los trabajadores, atenderlos, conocer sus logros y preocupaciones.”

René Salas Inerarity participó como delegado y/o invitado en varios congresos de la CTC. En 1976 le fue encomendada la tarea de organizar el proceso de constitución de la organización obrera en la naciente provincia, tras la División Político Administrativa.

Luego, se une a un pequeño grupo de experimentados sindicalistas cubanos, para contribuir a la constitución de los sindicatos en Angola. A su regreso, cumplió diferentes tareas, tanto políticas como administrativas. Tras su jubilación, se convirtió en activista en la central obrera avileña, y del sindicato Azucarero, y se mantiene brindando su experiencia a los cuadros noveles.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar