Zafra en Ciego de Ávila: Mucho más que azúcar

Apenas falta un mes para que los pitazos suenen en centrales avileños y, con ellos, la zafra. La primera fecha concebida es el 10 de diciembre, cuando el ingenio Ecuador, de Baraguá, abra el camino de la producción correspondiente al periodo 2018-2019.

Sin embargo, el veterano Ángel Hernández, con más de 50 años en esta rama, sabe que los resultados se garantizan con antelación: buenas siembras, atención a los cultivos, aseguramiento de recursos para las reparaciones y búsqueda de personal calificado, entre otras funciones vitales, con el fin de que las producciones no fallen.

Ese ambiente existe en las cuatro industrias de la provincia, aunque, como es lógico, cada una con sus características específicas. Claro, las razones que mueven al personal son comunes: la economía de sus familias y del país, más el resguardo de esta tradición que, en Cuba, es vida.

Así, el constante martilleo, el chirriar iluminado de las soldaduras, las grúas y sus ensayos de desplazamientos e izajes, ilustran el movimiento en cada fábrica de azúcar. En los talleres y los campos también existe actividad: sin materia prima y equipos para hacerla llegar al basculador no existiría molienda.

Reparación central Intensidad en las faenas dentro de los centrales.

Varias madejas a desenredar implican la organización de una contienda, y mientras más se profundiza en cada colectivo, aumentan las complejidades a despejar. En ese camino andan las autoridades del territorio, encabezadas por el miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en la provincia, compañero Félix Duarte Ortega.

De las visitas realizadas salen a relucir elementos recurrentes en los cuatro centrales: agilizar con los proveedores la llegada de los recursos que faltan, asegurar el completamiento de plantillas en puestos esenciales, entre ellos, choferes, soldadores y trabajadores de la rama energética, sin los cuales los obstáculos pudieran ser mayores.

Y sí que han laborado duro en Enrique Varona, Ciro Redondo, 1ro de Enero y Ecuador, pero los análisis indican la existencia de eslabones débiles, como las emulaciones internas, alguna escasez de personal y descuido en las fuerzas del campo, pues, desde hace tiempo, existe una estrategia con el fin de asegurar alimentos para el sector y las comunidades.

Las faenas de esta rama son las de nunca acabar, y cuando existen fallos, la economía estatal y los bolsillos de los trabajadores sienten el golpe. Justo ahí radica la insistencia de las autoridades avileñas en el afán de trabajar fuerte, con constancia y visión de futuro.

En la reciente visita gubernamental a la provincia, un tema recurrente fue la necesidad de incrementos productivos para asegurar exportaciones que garanticen la entrada de divisas, lo cual redundará en dividendos para la sociedad, con énfasis, en quienes las generan.

Reparaciones centralLa escasez de personal calificado puede afectar la venidera contienda.

Y el tema se ve a las claras. Por ejemplo, en Ciro Redondo, con la puesta en marcha, el venidero año, de la bioeléctrica, la economía cubana tendrá un ahorro de grandes proporciones, pero ello lleva consigo más áreas de caña, vital para el azúcar y el bagazo.

Se está apostando por el desarrollo y la entrada de modernas tecnologías, que sin dudas, mejorarán la vida del cubano, con énfasis en los vinculados a sectores que constituyen locomotoras de nuestra economía.

Nada fácil será el tránsito hacia esas transformaciones, que no se limitan a la moderna planta generadora en tierras pinenses. En cada central y sus áreas colindantes urgen cambios para que la mentalidad y las acciones aporten a la diversificación, o sea, al futuro.

El ingenio Ciro Redondo llego al 83 % de la reparación industrial, su gente espera iniciar la zafra el 15 de diciembre,...

Posted by Osvaldo Sanchez on Friday, November 2, 2018