Tubos de Ciego de Ávila siguen llegando a toda Cuba

Con más de 15 millones de pesos producidos en tuberías de polietileno de alta densidad, de los 22,7 millones programados para el presente año, la fábrica encargada de esas producciones en Ciego de Ávila continúa acentuando su presencia en el acontecer económico de Cuba, sobre todo en función de importantes obras hidráulicas.

Conocida como Ciegoplast, la entidad ha sido decisiva en esta última etapa para concretar proyectos de desarrollo en Villa Clara, Cienfuegos, Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba, la capital cubana y la propia provincia de Ciego de Ávila, según explica Diego García Placencia, director comercial.

Fábrica de tubos

El respaldo de materia prima que ha tenido la fábrica en este 2018 permite mantener el proceso tecnológico durante tres turnos de trabajo, como soporte para poder cumplir los planes de producción y responder a las solicitudes de la nación, sin deteriorar los principales indicadores económicos, ni perjudicar el sistema integrado de gestión, añade Placencia.

En estos momentos, CIEGOPLAST crea bases para el montaje de una nueva línea, diseñada para producir tubos de hasta 1 200 milímetros, la más grande con que contará el país.

Además de su aporte para obras hidráulicas y rehabilitación de redes en todo el archipiélago (médula del objeto social), la industria avileña ha beneficiado a la economía por medio de otras producciones como las destinadas a la industria azucarera, elementos para el atraque de embarcaciones en el sector turístico, boyas para señalizaciones marítimas, barreras para la recolección de desechos sólidos y saneamiento en la bahía de La Habana, así como moldes para el montaje de parques fotovoltaicos, entre otros.

Fábrica de tubos