Semana de zafra con tropiezos

Roturas industriales y en las combinadas CASE de nueva tecnología, y escasez en las capacidades de tiro de la materia prima, son varios de los tropiezos que han lastrado en los últimos días, el normal desarrollo de la zafra azucarera en esta provincia de Ciego de Ávila.

Los desperfectos fabriles se concentran en lo fundamental, en el central Enrique Varona González, del municipio de Chambas, que aún no logra la necesaria estabilidad de su proceso, aunque al comienzo se vio afectado por el exceso de humedad en sus áreas abastecedoras.

El ingeniero Eduardo Larroza Vázquez, director general de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila, precisó que el plan de producción de crudo del territorio avileño está al 96 por ciento, debido al cumplimiento del reordenamiento de la campaña a partir del primero de marzo.

“Tal modificación fue aprobada excepcionalmente por la Dirección del país al Grupo Empresarial nacional AZCUBA, por los severos daños de las plantaciones al paso del huracán Irma, a lo que luego se sumó las intensas lluvias de enero. La medida, acerca a la realidad actual que enfrentan las distintas unidades empresariales de base”.

Se conoció que el colectivo del simbólico central Primero de Enero tiene se programa, tras la modificación, al ciento por ciento, mientras Ecuador y Ciro Redondo lo hacen al 95, y el Enrique Varona González solo llega al 88.

La previsión de garantizar la totalidad de los repuestos críticos y básicos de la línea central de producción, devino garantía para solucionar las roturas presentadas por las plantas fabriles en el menor tiempo posible.

“Con vistas a incrementar el volumen diario de corte de materia prima, se implementa una bonificación monetaria para la fuerza de los pelotones que laboran en la cosecha, efectiva cuanto estos sobrecumplan el plan de entrega; a la vez que para cubrir el déficit de vehículos para el tiro de los dulces tallos, se remonta un grupo de carretas de las empleadas para la siembra”, añadió la fuente.

Estas dos medidas, entre otras, tienen como fin paliar la complejidad que representa el bajo rendimiento de las plantaciones y lograr que las cuatro fábricas del alimento alcancen mayor estabilidad en la molienda.

Abril se convertirá en un mes decisivo que compromete en grado sumo a directivos, cuadros, especialistas y trabajadores a cerrar filas en torno al objetivo de entrarle a mayo con más de 100 000 toneladas de crudo producidas como saludo al Día del proletariado mundial, para lograr el resto del programa fijado a partir del reordenamiento en los primeros 15 días de ese mes.