Recuperadas tierras de Ciego de Ávila infestadas de marabú

Tierras de marabú Más de dos mil hectáreas que estaban cubiertas de marabú y otras malezas en el sur de Ciego de Ávila, fueron rescatadas y están aradas y preparadas para la siembra de caña con vistas a las zafras venideras, en especial para el ingenio Ecuador en la próxima campaña.

El proyecto abarca tierras fértiles de arcilla roja y está respaldado por la abundante agua en el subsuelo, en zonas que rodean las comunidades La Susana, Caballé, La Maya y El Vaquerito, donde continúa el desbroce de otras dos mil hectáreas de marabuzales.

Los primeros campos despejados de la espinosa planta se encuentran sembrados, existe fuerza laboral y maquinaria necesarias, mientras ya se dispone de ocho conjuntos de enrollados con mangueras plásticas para la irrigación de las cepas, en tanto hay bancos de semillas de calidad y otros recursos.

El ingeniero Eduardo Larroza Vázquez, director de la Empresa Azucarera de Ciego de Ávila, destacó el trabajo de los operadores de la maquinaria pesada, con horarios de 10 horas por jornada y la utilización, incluso, de machetes, hachas, herbicidas y otros medios para limpiar las malezas.

Programas similares de siembras en áreas cañeras se ejecutan también en los alrededores de los centrales Ciro Redondo, Primero de Enero y Enrique Varona, enfilados a garantizar materia prima suficiente para que la provincia intensifique su producción de crudo a partir del 2019 y de nuevo vuelva a ser puntera nacionalmente, subrayó el dirigente.

Ello conlleva, asimismo, algunas inversiones industriales y el aporte de los agroazucareros en el fomento de las superficies plantadas, tanto de las granjas estatales como las cooperativas de campesinos, los cuales desde hace varios años tributan la tercera parte de la caña molible, ascendente a 600 mil toneladas.

El propósito es plantar variedades de ciclo corto, mediano y tardío, cercanas a las fábricas y sin olvidar las resiembras, los cultivos, la irrigación y los maduradores en los lugares donde las condiciones lo permitan, explicó Carlos González, especialista de la referida entidad.

Según los planes se prevé para finales del 2019 el montaje de una central bioeléctrica aledaña al central Ciro Redondo, fecha en que deberán ser mayores los rendimientos del dulce tallo y también con ese fin se desarrollen bosques energéticos en el municipio del mismo nombre.

De tecnología procedente de la República Popular China, esta instalación aportará 60 megavatios/hora, a partir del bagazo de la caña que generen los ingenios avileños, además del empleo de marabú, que en esta provincia ronda las 80 mil hectáreas.