Lunes, 17 de junio de 2019 4:50 PM

Producciones locales: clave para más viviendas avileñas

¿Puede existir satisfacción si entre enero y mayo se terminaron en Ciego de Ávila 430 viviendas de las 1 114 concebidas este año en el plan de la provincia?

A primera vista se deduce que la cifra es aceptable, si se tiene en cuenta que el territorio alcanza el 39 por ciento de su plan, sin embargo, una visión contraria predomina en el sector poblacional que urge de moradas y dista de poseerlas.

La solución al dilema demora, a pesar de aspectos positivos considerados por el arquitecto Ernesto Herrera Pérez, subdirector técnico de la Dirección Provincial de la Vivienda, quien se basa en detalles que pueden mejorar el panorama.

"Las producciones de las minindustrias de materiales en varios municipios debe ser algo esencial. Me consta que las de Punta Alegre y Bolivia, por ejemplo, ya generan numerosos recursos y con buena calidad."

Sin embargo, no resultan suficientes. Ariel González Escalante, responsable de la Vivienda en el municipio de Chambas, refiere que los áridos no se obtienen con facilidad.

“Para obtener la materia prima es preciso gestionar la piedra en los potreros, y no se cuenta con el aseguramiento suficiente, además, se requiere mayor obtención de elementos de techo y diversificación de los surtidos.”

Con esas condiciones se hace difícil materializar el propósito planteado por el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, de que cada territorio sea capaz de crear los recursos suficientes para hacer una casa por día.

Lo complicado de ese objetivo radica en que las fuerzas constructoras estatales han decrecido en los últimos años, de ahí la necesidad de promover variantes que estimulen esta actividad, entre ellas, que cada organismo o entidad con posibilidades se incorpore a la edificación de viviendas o fortalezca sus labores, en el caso de las que ya realizan esas faenas.

Según Herrera Pérez, Morón es el municipio avileño con mayor atraso en su plan, tras cerrar mayo con el 17 por ciento de lo programado. Ello equivale solo a 41 viviendas.

Lidia Margarita Rivero Pérez, subdirectora de la Vivienda en el norteño territorio, explicó que el atraso se concentra en el plan estatal, mediante el cual deben construir casas de tabla en la comunidad de Saladrigas.

Ante ese déficit, es obvia la alerta que deben tener las autoridades gubernamentales para detectar las fisuras que retrasan los procesos constructivos en cada municipio y resolverlas cuanto antes. Para bien de los afectados, en la citada zona moronense se prevé la entrada en acción de constructores de una unidad básica de producción cooperativa, quienes deben asumir el trabajo.

En ese ámbito, también resulta oportuno transmitirle a la población, por diversas vías, las posibilidades de adquirir elementos hechos con materiales alternativos, de manera que ganen en aceptación, pues se da con frecuencia la negativa a recibir determinados productos, sobre todo, las plaquetas y los de madera sustituidos por hormigón.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar