Preparada planta avileña productora de paneles de bagazo

La fábrica avileña de paneles de bagazo Omar Rosado Alonso, del municipio de Primero de Enero, está preparada para comenzar su producción a partir de julio al disponer de materia prima suficiente y nuevas tecnologías.

Sus trabajadores preservaron en la zafra pasada más de cinco mil toneladas de pacas, un subproducto azucarero que será aprovechado durante el segundo semestre en la elaboración de tableros para varios usos en viviendas, como literas, camas, divisiones interiores y otras facilidades hogareñas.

Daneyes Roche Castillo, directora de esa Unidad Empresarial de Base perteneciente al Grupo Azcuba, informó a la Agencia Cubana de Noticias que el proyecto es producir unos 500 mil entablados a partir del residuo fibroso proveniente de la caña de azúcar, de 1,83 metros de ancho y 3,60 de altura.

Los 56 trabajadores y técnicos serán los responsabilizados del cumplimiento productivo después de una inversión muy necesaria en la modernización de sus líneas, destacó Roche Castillo.

Elogió asimismo el mejoramiento en los equipos, además de contar con nueva caldera, un moderno secador, variadores y una pizarra digitalizada y de última generación, mediante una inversión millonaria.

Una de las fortalezas principales de esta industria es que el mayor aportador de la materia prima es el central Primero de Enero, uno de los ingenios más eficientes del país en las seis zafras pasadas, puntualizó el ingeniero Eduardo Larroza Vázquez, director de la Empresa Azucarera avileña.

Los obstáculos de la Omar Rosado en 2017 fueron las bandas despegadas y rotas en el cesto cargador de los tableros terminados, desperfectos en el sistema de bombas del quemador y problemas mecánicos en un dispositivo variable, pero sus obreros la acondicionaron de nuevo con los recursos disponibles.

Especialistas en el tema consideran que esa madera artificial surgida de la cáscara de la gramínea es muy valiosa en la carpintería de encofrado, máxime si se toma la precaución de pintarla o aplicarle algún aislante para prolongarle la vida útil.

La fibra del bagazo de la caña representa el 65 por ciento de los subproductos azucareros, e históricamente cubre la tercera parte de las necesidades energéticas, por lo cual es vital en la molienda de los ingenios y en la entrega de electricidad a las plantas generadoras.