“Lógicas” de los ingresos no planificados en Ciego de Ávila

Al finalizar 2017, ocho empresas de Ciego de Ávila cerraron su balance económico-financiero con utilidades superiores al 200 por ciento. Si este resultado se pudiera traducir literalmente en eficiencia empresarial, seríamos los primeros en lanzar voladores. Pero los números siempre cuentan otras historias.

Los números dicen que, incluso sin cumplir sus planes técnicos-económicos, algunas de esas organizaciones obtuvieron ingresos superiores a los previstos, un hecho que cualquier ciudadano promedio cuestionaría con todo derecho. La lógica, por su parte, indica que no es posible, mas, es evidente, hay “otras” lógicas gravitando sobre el desempeño de la economía cubana.

Del total de entidades, Invasor dialogó con los directivos de seis, tratando de cumplir la sugerencia de las direcciones provinciales de Economía, Planificación, Finanzas y Precios, de preguntar todos los porqués, hasta el cansancio o el convencimiento.

Los resultados de esa indagación no hablan de aumentos en las producciones que traerían, por consiguiente, mayores bienes y servicios al pueblo y mejores dividendos a los trabajadores. Tampoco de ingresos planificados que redundarían en liquidez y en capacidad de invertir a futuro. Sino todo lo contrario.

¿Cómo es posible? ¿Por qué una empresa puede lograr utilidades del 500 por ciento? ¿Significa que el plan era muy pequeño? ¿Qué impactos tienen en la economía provincial y nacional los ingresos no planificados?

Espere muy pronto un reportaje que tratará de responder estas y otras interrogantes.