Lunes, 17 de junio de 2019 4:50 PM

Expectativas de InterMar en Ciego de Ávila

Existen en el país los mecanismos externos para auxiliar a las administraciones en verificar el trasiego o la tenencia de recursos, algo de lo cual realmente urge nuestra economía. Quien quiera saber de estas prestaciones tiene con revisar, entre tantas opciones, las ofertas de la compañía cubana InterMar, cuya Unidad Empresarial de Base (UEB) radicada en Ciego de Ávila, muestra resultados en ascenso.

Reforzar las acciones de control es casi una obligación, decretada en los programas y documentos rectores de la vida de la nación, pero no más entidades utilizan este tipo de servicios. “Según la práctica —opina Layrys Zayas Gaínza, directora de esta UEB que incluye también a la provincia de Sancti Spíritus—, hay directivos que estiman poseer la suficiente vigilancia sobre sus medios y, por tanto deciden evitar el gasto de recurrir a un tercero. Por ahí andan las razones que esgrimen”. Aunque en el fondo sea esa una justificación, sin todos los argumentos.

Intermar se ha visto precisada a reajustar su fin primario: la inspección y ajustes de averías de buques, aeronaves y otros medios de transporte, luego de la inoperancia del puerto de Palo Alto; por una escala más amplia de actividades, acorde con las características de los dos territorios en cuestión.

“Hasta llegar a la situación actual, evalúa Layrys, en que nuestra gestión se centra en la supervisión a destino, dígase en certificar, a pie de contenedor sin abrir, los recursos que le llegan entre otras empresas a la de Cepillos y Artículos Plásticos (CEPIL), Muebles Lídex, Azumat (logística de la industria azucarera) o la de Medicamentos.

“Son ahora menos los llamados contratos de origen a destino y los de destino a origen, aunque recientemente tuvimos un inspector en Italia, revisando el llenado de los empaques que venían hacia las Tiendas Recaudadoras de Divisas.

“De un modo u otro hemos ido armando los planes de trabajo, incrementados también por la solicitud de intervención de nuestros especialistas en asuntos de la Empresa del Seguro Nacional, sobre casos de afectaciones a los cultivos o de la masa animal; o, más atrás en el tiempo, de ESICUBA (aseguradora más bien a las instalaciones turísticas) tras el azote de huracán Irma”.

Fundada la entidad el 10 de noviembre de 1987, esta UEB ha superado solo en dos ocasiones, 2017 y 2018, los dos millones de pesos ingresados por concepto de servicios y, ya al cierre de abril de 2019 acumulaba una entrada de 945 000.

Dispone la Unidad de 43 especialistas radicados en Ciego de Ávila y 24 en Sancti Spíritus, entre quienes sobresalen por su empuje laboral el joven especialista avileño Gleider Domínguez Baró, que acumula una media de unas 50 inspecciones mensuales, y su homólogo espirituano Luís Manuel Martínez Sosa, ambos dedicados a atender el sector agropecuario.

“Importante es que, insiste Layrys Zayas, tanto los trabajadores como la población conozcan que la UEB posee el personal calificado y los medios imprescindibles para certificar desde un prisma preventivo casi todas las operaciones que ocurren al interior de la economía.

“Sobre todo que valoren que nuestra función, a diferencia de otros, es más bien de orden y no de aplicar o solicitar sanciones, ya sea inspeccionar y dar créditos sobre la existencia física de mercancías almacenadas, un paso básico, por ejemplo, cuando se suceden cambios de administraciones; o también de supervisión a procesos inversionistas, estudios de factibilidad económica para inversiones, incluidas las extranjeras; o la tasación y avalúos de vehículos para créditos bancarios a personas naturales”, puntualiza la directiva.

Como también cabe cuestionar qué puede representar para aquellas formas de gestión, que recaudan y dominan cientos de miles y hasta millones de pesos, el pago de unos 100,00 pesos por jornada a un inspector o funcionario, que en condiciones normales llega a redondear su actuación, por grande que sea el establecimiento, en más o menos un mes de trabajo. Cuando, después, esto constituye una garantía para quienes administran.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar