Lunes, 22 de julio de 2019 7:22 PM

El Placer del guajiro Martincito

 

A 60 años de la Ley de Reforma Agraria, un campesino cuenta cómo hace "parir" su tierra.

No sé si tendría idea de lo que le esperaba a ras de tierra. Lo cierto es que, cansado de viajar desde la zona de Mamonal hasta la ciudad de Ciego de Ávila, donde trabajaba luego de haber egresado como técnico medio en metrología en magnitudes mecánicas, Martín Alonso Gómez decidió agarrar definitivamente para el monte, más con la convicción del verdadero guajiro que con los conocimientos necesarios para una batalla larga, que comienza lunes, antes de que amanezca, y no concluye jamás.

“¿Qué sabes de agricultura?”, le preguntó Delvis Palmero, a la sazón delegado de la agricultura en el municipio de Majagua. Y, por toda respuesta, Martincito (como le llama todo el mundo) apenas pudo decir: “Que el tomate no se siembra en mayo”.

La tierra, convertida en aula, se encargaría de formar al muchacho de tal modo que, luego de transitar por todos los escalones de la empinada cuesta agrícola, llegó a dirigir la agricultura majagüense, la comercialización de cítricos en Ceballos, para finalmente convertirse en uno de los campesinos que más fruto le continúa sacando a una finca familiar, recibida en usufructo por su padre.

AL MACHETE

Si Martincito hubiera dispuesto de máquinas como las que por estos días cortan el marabú, extraen los troncos, se tragan todo eso, lo convierten en una especie de bagazo vegetal y dejan el terreno listo para siembra, otro gallo habría cantado, de inicio, en las 16 hectáreas (ha) que hoy hacen reverencia a su nombre: El Placer.

Pero fue con tres machetes, casi sin lima y a incansable pulmón, que le declararon la guerra a los marabuzales, zarzas, guizasos de caballos y maniguales que, en general, fanfarroneaban como dueños a perpetuidad de un terreno donde nada recordaba ya la actividad porcina que alguna vez hubo allí.

“Hoy, con esfuerzo de mi familia y de seis o siete trabajadores de esta misma zona: Lázaro López, mantengo en producción, todo el año, las 16 ha, dedicadas al cultivo de frutas y de vegetales, al igual que otros socios, pertenecientes a la Cooperativa de Crédito y Servicios Reinaldo Maning”, explica.

MangosFrutas de El Placer llegan a instalaciones de turismo y a la población.ESTIBA DE FRUTOS

Quienes tienen el placer de visitar la finca, se asombran ante lo que, en verdad, debiera ser norma en todas las áreas cubanas concebidas con ese fin, la presencia de mango, guayaba, mamey, marañón, fruta bomba, canistel, granada, toronja, naranja, mandarina, limón, guanábana, cereza, coco, plátano fruta, ciruelas, piña, tamarindo, melón…

—¿Qué sucedió entre tú y Huanglongbing?

—Se puso malcriado. En 2006 habíamos sembrado todo de toronja, vino esa enfermedad y a los tres años estábamos demoliendo completamente la plantación. Entonces recordé cuánta razón tuvo nuestro José Martí al afirmar: “tierra, cuanta haya debe sembrarse, pero jamás de un cultivo solo”.

—¿Constituye motivo de desvelo para ti la garantía de destino para lo que produces?

—Ni para mí ni para los 156 socios de nuestra cooperativa eso debe constituir motivo de preocupación. No tiene por qué haber miedo cuando usted planifica bien, contrata, tiene todo claro, bien definido y no se sienta a esperar para que otro le haga las cosas.

“Lo que yo cultivo, por ejemplo, va directamente a hoteles de turismo en la cayería norte, dos veces a la semana; pero también llega a Acopio, a Frutas Selectas, al llamado combinado de cítricos de Ceballos, al mercado aquí mismo en Lázaro López, a la feria que organiza Majagua, y hasta a un punto de venta que tenemos a un costado del organopónico situado en el reparto Ortíz, Ciego de Ávila, donde la población puede comprar productos como la piña, a precios mucho más baratos que como son vendidos enfrente.”

—Pero el campesino pasa trabajo, encuentra obstáculos…

—Yo diría que las principales dificultades se presentan con los insumos, con la garantía del paquete tecnológico. Eso es lo que más la gente pide. El productor campesino no te pide ron o cerveza. Te pide soga para bueyes, fertilizante, productos para proteger la plantación. Hay situaciones que se pueden resolver o atenuar mediante alternativas, pero a los cultivos hay que ponerles lo que llevan. Cuando no ocurre así, sobrevienen situaciones como la que esta vez se presentó con el tomate, agravada por altas temperaturas en una zona donde el clima siempre ha sido favorable.

“Pienso que a veces también traba el asunto de los envases, aunque se ha avanzado. Y no puedo dejar de mencionar la semilla de calidad. Sin ella, la cosecha final no será igual.

“Considero, en fin, que el campesino lo que necesita es una atención integral superior que incluye desde esas cosas que te he mencionado hasta la capacitación. Pero, como para todo en la vida, tú no puedes cruzar los brazos. Por ejemplo, vamos a tener un topecito para aprender un poco más sobre calibración de la mochila de fumigación. Hace poco llevamos a un grupo de productores al INIVIT, el Villa Clara. Ahora estamos enfrentando esta situación con el petróleo, ¿verdad?, pues hay que montarse en ella. Por lo pronto, ya compré una carriola, de tracción animal, para sacar mis producciones…

“Si no hago eso, si no actúo así, me quedo atrás y cualquier situación me golpea. Yo siembro de manera que me da igual si llueve mucho o si no llueve. El agua es fundamental. Si no te la pone el cielo, tienes que ponerla tú. Prepárate, entonces, para eso también. Lo que no puede entrar en mi finca es el llanto o la queja. Ambos son fatales para la agricultura. Lo que de verdad resuelve problemas es la visión, la estrategia.”

MameyesLa finca sobresale por su amplia variedad de frutas.—¿Cómo es la relación con la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños?

—Mi cooperativa tiene su asociación de base y estamos haciendo cosas constantemente, a favor de nosotros mismos y de la comunidad, atendemos el consultorio del médico de la familia, el monumento al Ejército Libertador, el museo de la escuelita…

—¿Tengo entendido que eres un devorador de libros y de todo cuanto se te pone a la vista?

—Me gusta mucho la lectura. Estoy suscripto a todos los periódicos. Además, en un tablet tengo 409 libros. En soporte digital también mantengo amplia información acerca de agricultura. No me quedo con eso dentro, lo socializo. Creo que, en cierto grado, ese gusto por la lectura se ha ido afianzando en mis hijos. Hace poco mi esposa me dijo que en Liván tengo a un contrincante. Y eso me alegra, como también me anima mucho que él y Ernesto Alejandro hayan tirado para la tierra y quieran estudiar Agronomía en la Universidad.

—¿Qué significó Angola para aquel guajirito de 18 años, explorador en profundidad, a finales de la década del '80 del pasado siglo?

—Fue mi doctorado grande de verdad para el futuro porque, además de enseñarme o de afianzarme valores en los que siempre creí, me dio una disciplina y un modo de enfrentar la vida bajo cualquier circunstancia. Esta es aquella misma guerra, pero sin proyectiles.

—¿Y tu finca, qué es; cómo la ves a esta altura de tu vida?

—Es Cuba, es mi familia. Yo trato de hacer dentro de ella todo lo bueno que me corresponde, todo lo bueno que en cada lugar debe hacer cada quien para que el país produzca y se desarrolle. Por eso se llama El Placer. Y por eso, para mí, es un verdadero placer tenerla y trabajarla.P


Comentarios  

# Ernesto René Salcedo R 17-05-2019 08:59
Pastor .
Conozco a este hombre de trabajo arduo.
Como te he comentado Pastor el campesinado en la provincia y el país , necesita otro tratamiento , estar al lado de ellos , con todo lo que el Estado puede vanderlñe y no a precios abusivos ....
Entonces la alimentación cubana , reinaría otro gallo en la mesa del cubano .
Las formulas de 59 años con respeto a este tema , no han resuelto nada , solo atraso y el campo se había quedado casi desantendido .
Considero que los directivos de cualquier nivel que s eclasifican así , deben de hablar a pie de surco , sol , agua y en plena tierra , ahí todo el mundo dice la verdad concreta .
Este ejemplo de Martín hay muchos campsinos en Ciego como él , pero necesitan que se les oiga y acompañe .
Espero que las medidas y nuevas formas de gestión sobre el agro en Cuba , tengan estos aspectos que te he mencionado .
Siempre expreso una máxima , de los hombres que todo lo callan , solo espera la derrota .
Hay que diálogar , oir , por donde están las barreras y entonces pueden mejorar y consolidarse procesos que prueban las buenas practicas para mejorar y sostener la aliemntación de toda la población y precios acorde al bolsillo .
Solo la cantidad y calidad , son sinónimo del buen hacer .
Prof Ernesto René Salcedo R.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Luis Mario 18-05-2019 12:58
Lo conozco, es como un hermano, un verdadero cubano de los que deben multiplicarse, excelente persona que ha sabido fundar una maravillosa familia y nos va dejando enseñanzas día tras día que es posible avanzar y es esto precisamente lo que necesita Cuba. Excelente trabajo periodistico.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar