Con dificultades, pero se muele en Ciego de Ávila

La despedida de la semana anterior auguraba saldos diferentes en la marcha de la zafra en Ciego de Ávila, pues durante viernes y sábado se lograron producciones de azúcar de unas 1 500 toneladas, en cada jornada.

Pero los tropiezos volvieron a aflorar: roturas industriales que paralizaron por 24 horas a los centrales Ecuador y Ciro Redondo. El infortunio se trasladó, además, hacia las cosechadoras mecánica, tanto a las CASE como a las KTP–2M, lo que obligó a la búsqueda de piezas por otros territorios del país. Y por si fuera poco, apareció la lluvia.

Tales avatares influyeron en los saldos de la molienda, con acumulado de 60 puntos porcentuales en el aprovechamiento de la capacidad instalada, un 10 por debajo del plan.

El ingeniero Eduardo Larroza Vázquez, director general de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila, comentó que la materia prima ofrece por estos días un ligero incremento en la calidad, con influencia positiva en el rendimiento por encima de lo planificado.

“Esa es una buena seña que tenemos que aprovechar, para lo cual hay que ponerle más caña a las fábricas, algo que nos está faltando, por diferentes causas, desde mediados de la zafra”, agregó.

En el caso de los centrales, sigue sacando la cara el colectivo del central Primero de Enero, al mantenerse en el quinto lugar en el nivel nacional, con un cumplimiento de su programa de crudo superior al ciento por ciento. El más afectado en este indicador es el ingenio Enrique Varona, con el 87, mientras el Ciro Redondo y el Ecuador presentan acumulados del 90 y 95 tantos porcentuales, en ese orden.

Una vez solucionados los desperfectos de las combinadas, existe ahora una disponibilidad técnica superior, sobre todo en las CASE, tecnología de la cual depende mucho el tiro directo a los basculadores, dada la elevada productividad de estos medios de cosecha.

De ahí que la búsqueda de más alternativas para garantizar mayor cantidad de materia prima que permita realizar moliendas al 70 por ciento o más, deviene misión con un alto grado de comprometimiento para los técnicos y trabajadores de la mecanización.

“En los 40 días que restan de zafra –precisó el Director general de la Empresa azucarera avileña–, hay que realizar el máximo esfuerzo. Sabemos que después de unos cuatro meses de campaña, hombres y equipos se agotan, pero está presente el propósito de la familia azucarera local de llegar al Primero de Mayo con más de 100 000 toneladas producidas del dulce alimento, para sellar el compromiso fijado para la provincia en los primeros 15 días de mayo”.

De igual forma, instó a los mecanizadores cañeros, a explotar al máximo a los equipos, con el objetivo de llegar a esa fecha con el surque de toda la tierra prevista para el plan de siembra de primavera; y destacó la buenas faenas realizadas en la plantación de la gramínea duran el sábado y domingo últimos en las zonas de La Susana, localizada en el municipio de Venezuela, y en Ciro Redondo, en movilizaciones dedicadas a saludar los aniversarios de la UJC y el Primero de Mayo.

En la emulación nacional auspiciada por el Grupo Empresarial AZCUBA, dos avileños resultaron destacados: Norberto Noda, al frente del área de Mantenimiento del central Primero de Enero, y Edgar López, de Generación eléctrica en el ingenio Enrique Varona.