Ciego de Ávila puede más en la zafra

Hasta el cierre de este miércoles, los zafreros de Ciego de Ávila acumulaban unas 2 100 toneladas de crudo producidas por encima del plan, adelanto que es fruto de una buena Zafra chica. Pero lo cierto es que esa cifra, a esta altura de la campaña, pudiera ser mayor.

El comienzo de enero dejó mucho que desear, debido, entre otros avatares, a dificultades industriales, el no completamiento de los vehículos para acarrear la materia prima, y la baja productividad, en algunos casos, de las combinadas de nueva tecnología, aparte de los factores organizativos, que dependen de los hombres.

Algunas noticias resultan halagüeñas. El colectivo del central Enrique Varona González, ya recuperado de las dificultades que lastraban su eficiencia fabril, logra su plan diario; y el ingenio–refinería Ecuador rebasa el plan del día y rescata el atraso motivado por una arrancada tardía. Por su parte, el Primero de Enero sigue sumando toneladas a favor.

Sin embargo, el Coloso del centro, el Ciro Redondo, no ha logrado, en lo que va de mes, el compromiso diario de su plan, situación que tienen que revertir en el menor plazo posible, pues es la planta moledora que más capacidad posee y, por ende, deviene motor impulsor a la hora de buscar la molida que necesita la provincia.

El ingeniero Eduardo Larrosa Vázquez, director general de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila, precisa que, hasta el cierre de esta información, el rendimiento fabril mostraba 0,60 por encima del plan, “sin embargo la provincia se ha mantenido moliendo en torno al 60 por ciento, un dos por debajo del plan, dadas las afectaciones por el transporte y las combinadas”.

Agregó, la recepción de varios motores para poner de alta un grupo de camiones que permanecían inactivos y de 16 reparaciones para remolques, “con lo cual contaremos en breve con un poco de más capacidad en el tiro de caña, posibilitará un mayor aprovechamiento de entre el 65 y 70 por ciento de la capacidad moledora instalada”.

Dijo que, en el caso de las modernas cosechadoras CASE, los colectivos han mejorado los problemas organizativos que padecían; ahora, lograr un 70–75 por ciento de cumplimiento de la tarea diaria, pero aún existen reservas y alguna que otra dificultad con el transporte.

Al respecto, Larroza Vázquez comentó que les está faltando entre un 5 y un 10 por ciento de la caña que tienen que tributar. “Un cinco por ciento de la materia prima aportada por esa tecnología de avanzada representa un tres por ciento de la molida de la provincia.”

El directivo agregó que la puesta en práctica de un grupo de medidas ha redundado en la disminución del tiempo perdido, indicador que ahora suma 15 por ciento, aunque el propósito es llevarlo a la norma de 14, e incluso, reducirlo más. Se conoció que la calidad del azúcar cumple con los parámetros establecidos.

En la emulación nacional auspiciada por el Grupo Empresarial AZCUBA, la provincia ocupaba, hasta la fecha, el sexto lugar entre las 13 integradas a la campaña; y entre los 54 ingenios en activo, el Primero de Enero se ubicaba en el séptimo.