Central Ciro Redondo, punto de arranque de zafra avileña

Al central Ciro Redondo le corresponde, este viernes, dar el pitazo de arrancada para convertirse en el iniciador, este año, de la Zafra del 60 aniversario del Triunfo de la Revolución cubana en la provincia.

Llegar a este momento en que el aroma de la meladura inunda el batey, demandó no pocos esfuerzos del colectivo que, en franco desafío a las carencias motivadas por el bloqueo yanqui logró terminar en tiempo el proceso de reparaciones e, incluso, adelantarse en varias jornadas al calendario oficial de arrancada.

El ingeniero Eduardo Larrosa Vázquez, director general de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila (EACA), informó que, para la temporada 2018-2019, dedicada, además, a saludar el XXI Congreso de la CTC, esa industria procesará algo más de 400 000 toneladas de caña.

Allí prevén la terminación de la zafra a finales de marzo, con el propósito de adelantar el proceso inversionista encaminado al incremento de la capacidad moledora del central para cumplir compromisos vinculados a la ejecución de la central bioeléctrica que se ejecuta aledaña al ingenio.

Para este fin de semana está prevista, con una decena de días de anticipación, la entrada en acción del central Primero de Enero, cuya prueba final resultó muy satisfactoria.

Al referirse al ingenio-refinería Ecuador, el directivo dijo que debe comenzar a moler la semana entrante, en el entorno del día 10. En esa planta dan los toques finales a una de sus calderas, entre otras labores.

Para el 15 de este mes estará moliendo esa tríada de plantas industriales, aunque existe la posibilidad de sumar, a finales de mes, al Enrique Varona, cuyo ejercicio de zafra y prueba general se realizarán los días 12 y 18 venideros.

“Estaremos haciendo en el cuarteto moledor una buena zafra chica, cuyo plan debemos cumplir y sobrecumplir en unas 4 000 toneladas, para tributar un productivo saludo al cumpleaños 60 del triunfo revolucionario”, dijo el Director General de la EACA, y destacó el buen comportamiento del clima y la buena madurez de la caña.

Precisó la continuidad de algunos trabajos para completar el parque de camiones, la buena situación de las cosechadoras, de los medios auxiliares y la activación de 30 carretas para el tiro de la gramínea.

“Hacerlo bien todo desde ahora, con calidad, rigor técnico, eficiencia y eficacia, debe ser una constante, tanto para cumplir con el plan de crudo y aportar un extra, como para lograr los necesarios incrementos en los balances de área que demandarán las venideras zafras”, concluyó.