Buen paso en reparaciones para la zafra en Ciego de Ávila

El caluroso agosto debe cerrar, como se ha previsto, con un 40 por ciento de avance físico, en el cronograma oficial programado para esta etapa, de las reparaciones de las cuatro plantas fabriles que intervendrán en la campaña 2018-2019.

La voz cantante del cuarteto la lleva el llamado coloso del centro, el central Ciro Redondo, colectivo que ya llegó al compromiso cuarentenario y se propone aportar dos o tres tantos porcentuales más, al término del mes.

Se conoció, además, que las fábricas Ecuador y Primero de Enero también deben concluir estos 31 días con sus respectivas metas parciales vencidas. Ligeramente por debajo de lo fijado, estará el Enrique Varona González, aunque esta agrupación será la última en dar el pitazo de arrancada.

En opinión del ingeniero Eduardo Larroza Vázquez, director general de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila, tal avance avizora una situación de ventaja, pues están entrando los recursos para las reparaciones y no hay inversiones y reparaciones fuertes.

“Quedan dos meses de trabajos intensos, y debemos sellar octubre con los centrales prácticamente listos.

“La mayor complicación se nos puede dar en la parte refractaria de las calderas; recursos como los ladrillos refractarios y el cemento deben entrar en los primeros días de septiembre; esas obras son trabajosas, pero contamos con la fuerza necesaria para salir adelante."

El propósito que anima a los zafreros avileños es tener los centrales casi a punto para finales de octubre, a fin de realizar, con tiempo suficiente, las pruebas parciales y los ejercicios de zafra que permitan detectar cualquier insuficiencia y darle las soluciones apropiadas.

En Ciego de Ávila, la temporada debe comenzar el 10 de diciembre por el central Ecuador, seguido por el Ciro Redondo, previsto para moler el 20, mientras, el 22, lo debe hacer el Primero de Enero. El último en mover sus máquinas moledoras será el Enrique Varona, aunque si allí los trabajos finalizan antes de esa fecha, y existen las condiciones requeridas, este podrá adelantar su molienda. En total, se prevén unos 125 días de zafra en el terruño avileño.

Se conoció, también, la buena marcha en las reparaciones, tanto de la maquinaria de cosecha —combinadas de tecnología de avanzada, las tradicionales y los tractores—, así como en el arreglo de los camiones y arrastres para el tiro de la materia prima.