Aprovechan en Ciego de Ávila eficaz madurador de la caña

Agricultores de la provincia de Ciego de Ávila aprovechan la humedad de las últimas lluvias para aplicar el madurador llamado Fitoimás-M al cultivo de la caña de azúcar, lo cual deberá aumentar los rendimientos por hectárea con el uso de la ciencia.

Las áreas beneficiadas, según los especialistas, radican en campos de los centrales Enrique Varona, Ecuador, Primero de Enero y Ciro Redondo, aunque las precipitaciones han obstaculizado la limpia de malas hierbas y el empleo de fertilizantes, sobre todo el amoníaco, que posee el 80 por ciento de nitrógeno y es abono concentrado.

El Fitomás se fabrica aledaño al ingenio Ciro Redondo a partir de la levadura torula, mediante el apoyo del Instituto Cubano de Investigaciones de Derivados de la Caña de Azúcar y constituye uno de los principales elementos para el crecimiento de la gramínea y de otros cultivos, explicó a la ACN Eduardo Larroza Vázquez, director de la Empresa Azucarera.

La ingeniera Miroslava Lorenzo García, directora de esa planta, informó que el bionutriente es foliar y radicular, amortigua el estrés que causan la sequía y las altas temperaturas, y ayuda a los plantíos de viandas y vegetales.

Manifestó que el pasado año su colectivo fabricó casi un millón y medio de litros de ese madurador y de otro denominado Fitomás-E, aunque la carencia de transporte obstaculizó el funcionamiento de la industria.

Añadió que ya se dispone de una máquina de inyección para las tapas de los bidones donde se almacena ese líquido.

Indicó que el “E” se utiliza todo el año, mientras el “M” conviene aprovecharse fundamentalmente desde el mes de julio hasta el cierre de septiembre, pues sus efectos son más significativos en ese período.

Los dos tipos de maduradores aceleran la obtención de semillas, vigorizan las raíces, tallos y hojas de la caña, y pueden usarse, además, en frutas, viandas y hortalizas.

Solamente dos litros de la sustancia mezclados con agua y aplicados con el uso de mochilas o aspersorios benefician una hectárea de caña, pero debe vigilarse la correcta dosificación del elemento nutricional para lograr su total eficiencia.

Las Unidades Básicas de Producción Cooperativa Comandante Guevara y 13 de Octubre, del municipio de Baraguá, y varias de las agrupaciones cañeras anapistas, en la zafra anterior promediaron a 60 toneladas de caña por hectárea, el doble de lo esperado, debido a la utilización de esos maduradores, según dirigentes de campesinos.