Viernes, 25 de mayo de 2018 9:54 PM

Abono para los Jardines del Rey

Lo primero increíble, cuatro meses atrás hubiera sido imaginar que, antes de cerrar el año 2017, los hoteles del polo asentado en los Jardines del Rey —entonces severamente dañados por el huracán Irma— mostrarían un semblante igual, y en muchos casos más saludable y atractivo, para cuanto visitante siga prefiriendo este apacible destino del turismo cubano.

Y ahí están las instalaciones, pidiendo huéspedes y entregando lo mejor de sí, tanto en el orden material como por la vía que nunca debe fallar: la humana, la del sentimiento expresado en lo que busca todo el que viene: buen trato.

Y no deben andar muy mal las cosas, ni tan ajenos los amantes de nuestro entorno natural y social, cuando se reportan 50 vuelos semanales, según admite, Iyolexis Correa Lorenzo, delegada del Turismo en Ciego de Ávila.

Pero los cayos Coco y Guillermo tienen para mucho más. Lo sabe el turista, el turoperador y, sobre todo, quienes trabajan directamente en cada hotel.

Por eso fue tan oportuno aquel primer contacto entre los encargados de sacarle zumo a la cayería, del cual nacieron, o renacieron, ideas que pueden y deben semillar más a la corta que a la larga, si se obra con inteligencia y objetividad.

Lo primero es que quienes nos han visitado durante años, y quienes puedan debutar, sepan que, a diferencia de otros entornos afectados por Irma en El Caribe, Jardines del Rey está totalmente apto para ofrecer buen servicio. Y no es una frase o una aspiración. Quienes han arribado ya, no tienen duda al respecto.

Simpatías y preferencias pueden reforzarse si, además, el huésped sabe que a las bondades naturales y la seguridad del lugar, se suman alternativas, tales como un carnaval que bajo el nombre de Jardines del Rey puede traer al visitante lo mejor de la cultura avileña, y no hablo solo de agrupaciones musicales, sino, también, de los aún inexplotados senderos que trazan las artes escénicas, la danza, el acervo culinario, los juegos tradicionales…

Hace poco, nuestro sitio adelantó la intención de extender, hasta allí, el Festival Piña Colada, para bien, por demás, de todos.

Súmese el propósito de rescatar la fiesta campesina, una vez a la semana en el sitio La Güira; insertar la Noche del habano, opciones nocturnas en el Centro Comercial La Gaviota o propiciar espacios temáticos en La Cueva del Jabalí.

Por cierto, algo ha estado fallando para que bostecen, insuficientemente aprovechadas, bicicletas en las que antes se trasladaban numerosos turistas hasta la cueva o a otros puntos del polo (actividad física, atractiva y saludable por demás), situación bastante parecida a la que delinea el alquiler de motos, según admitieron funcionarios y directivos del sector.

Finalmente, aunque no menos importante, los cayos Coco y Guillermo siguen en deuda con las enormes posibilidades que ofrecen los servicios médicos cubanos, dentro de cada hotel, en otras instalaciones del polo e, incluso, en las ciudades de Morón y Ciego de Ávila, en los que el país deja de aportarle salud y vida al visitante y de ingresar divisas para beneficio de la propia salud y de otras esferas imprescindibles del acontecer nacional.

El abono, en fin, está identificado. Solo resta esparcirlo bien por los Jardines a favor del rey.


Comentarios  

# barbaro martinez 31-01-2018 16:19
y ahora a dedicar el ESFUERZO al campismo de cayo coco el lugar que visitan los HUMILDES, hace un tiempo atras me hospede alli y las condiciones eran reamente MALAS, pero MUY BUEN TRATO por parte de sus TRABAJADORES,no tengo ni una queja solo AGRADECIMIENTOS.
he visitado otros campismos y en lugares intrincados y tienen MUY BUENAS CONDICIONES.
el campismo de cayo coco hasta hace muy poco estaba CERRADO, ojala que pronto lea y vea FOTOS donde se aprecie en que condiciones esta.

brmh
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar