Jueves, 20 de septiembre de 2018 1:45 AM

Sin campanas al vuelo en béisbol cubano

Antes de escribir estas líneas, escuché aseverar a no pocos aficionados que la clasificación de Los Tigres para la segunda fase es casi una realidad: “el equipo está que corta, buena ofensiva y un pitcheo abridor que ofrece mucha confianza”. Con afirmaciones de esa naturaleza, defendían su augurio.

Desde luego que, antes de iniciarse la LVIII Serie Nacional,  el conjunto que dirige Roger Machado fue mencionado por los especialistas, con lógicos razonamientos, para estar, no solo en el alargue del tramo clasificatorio, sino también en postemporada.

En mi caso, tampoco dudé en vaticinar que los avileños tenían “unas cuantas papeletas compradas” para estar entre los seis agraciados, aunque aclaré que la encomienda no sería nada fácil.

Ahora, tras el buen paso de los avileños en la arrancada, se han lanzado demasiadas campanas al viento, aunque es algo que suele suceder cuando a un elenco las cosas le salen bien y están inmersos en una racha victoriosa.

Si el presupuesto es que el pitcheo abridor y la ofensiva van a continuar comportándose como en los últimos cinco partidos, entonces también me uno a la comparsa de los que ya dan por seguro que el boleto estará en los bolsillos.

Pero lo lógico —y lo histórico— es que se produzcan situaciones complejas, en las que uno, o varios lanzadores, atraviesen un mal momento, y que los bateadores dejen de producir con oportunidad. Y si prefieren, completen ustedes mismo la frase que ya les he dicho en esta propia página: “Ningún equipo es tan bueno como cuando gana, ni tan malo...

Pelotero Dachel DuquesneAlejandro GarcíaDachel Duquesne pudiera lanzar este sábado


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar