Lunes, 19 de febrero de 2018 2:39 AM

Ser Tigre todos los días

“No se puede vivir solo de glorias pasadas. No me canso de decirles a los muchachos que es verdad, seguimos siendo Tigres, pero, si somos feroces o no, eso hay que demostrarlo en el día a día, no solo en las poco más de tres horas que suelen durar los juegos, sino en la entrega durante casi medio año.”

Así me respondió Roger Machado, al insinuarle que Ciego de Ávila es uno de los favoritos para volver a discutir el título del béisbol cubano. No tardó, tampoco, en aclarar que se jugará una lid muy nivelada.

“Granma ya aprendió a ganar campeonatos y es al primero que debe tenerse en cuenta. Industriales presenta un conjunto muy completo, al igual que Matanzas. Súmale a ellos que Pinar del Río, aunque no tendrá a Liván Moinelo ni a Raidel Martínez, reúne un pitcheo para respetar, y si de lanzadores se trata, los de Camagüey, a mi modo de ver, son los de mayores potencialidades.”

—A propósito... ¿quiénes serán los abridores avileños?

—Al menos, en esta primera subserie con Guantánamo, trabajarán en ese orden Vladimir García, Dachel Duquesne y el zurdo Yunser Corrales. Habría que ver, más adelante, la capacidad que pudiera tener Yander Guevara para tirar cinco o seis entradas y evaluar, también, a Osmar Carrero.

— ¿Quién jugará en el campo corto, conocida la ausencia inicial de Yorbis Borroto?

—Raúl González lo hizo muy bien en la gira con el Cuba por Canadá y Estados Unidos. En segunda estará Lázaro Linares. Esta vez podremos contar con varios zurdos, tras el regreso a primera de Humberto Morales. Por cierto, tenemos a nuestra disposición a dos bateadores ambidextros, como son los casos de Roy Echemendía y el segunda base (novato) Yohander Romero.

—Ya que mencionas la Liga Can Am. ¡Estuvo “calientito” el último partido...!

—Ese árbitro ya había tenido varios problemas con el equipo, pero lo que más me incomodó es que no me dio tiempo para pedirle una explicación, pues me expulsó cuando aún Noelvis González —nuestro traductor— no había iniciado el diálogo con él. Sé que hubo comentarios acerca de mi reacción. Te diré lo mismo que le expresé a alguien que, con las mejores intenciones del mundo, trató de aconsejarme: “Yo no estudié diplomacia. No está en mis genes bajar la cabeza ante una injusticia.”

— ¿Qué te parece la inclusión de seis nuevos mentores en esta serie?

—Siempre hay una primera vez. La de ellos es ahora, aunque me hace recordar la mía, cuando no pocos opinaron que se habían “apurado” conmigo. Pero en cuanto a los directores, en sentido general, pienso que es necesario que se estimulen más. No quiero establecer comparaciones entre dirigir una empresa o un equipo de pelota, sí te puedo asegurar que no es fácil. Y desde el punto de vista salarial del contrato, hoy un manager gana cinco veces menos que un pelotero que esté en la banca. Creo que hay que estimularlos más en todos los órdenes.

— Para concluir, y antes que se dé la voz de A jugar en esta nueva serie (y tienes todo el derecho de responder o no esta pregunta), ¿qué tal la relación con Víctor Mesa? Roger sonríe antes de hablar, al tiempo que pasa su mano derecha por la frente.

—Mira, Víctor y yo hemos tenido nuestros encontronazos y creo que estos se repetirán siempre que coincidamos de rivales en un juego de pelota. No obstante, te digo que, ahora mismo, nuestras relaciones personales son magníficas. En Canadá me ayudó mucho. Él es un hombre que siente por este deporte y todo lo que hace es para mejorarlo, tanto en lo deportivo como en la vida de los atletas. Ojalá tuviéramos muchos Víctor Mesa.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar