Domingo, 23 de septiembre de 2018 4:41 PM

Requiere Ciego de Ávila mayor trabajo de su deporte en la base

Justo en los días en que a Cuba entera le molesta la caída al segundo peldaño en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla, Colombia, llegan los análisis de otras olimpiadas, canteras del movimiento atlético criollo: los juegos pioneriles, escolares y juveniles.

Lo acontecido en 2018 para Ciego de Ávila, a pesar de discretos avances, dista mucho de lo demandado por una exigente afición, negada a que su terruño se mantenga durante décadas en las partes inferiores de las tablas de posiciones.

Cierto es que varios deportes ganan estabilidad en los grupos de élite, y a pesar de ello, requieren de mejorías que faciliten sus prácticas. Para nadie es un secreto el mal estado de muchas instalaciones deportivas, la inestabilidad de la fuerza técnica en los municipios, e incluso, en instituciones deportivas de la provincia.

Jugadores de voli de playaEl voleibol de playa conquistó medalla de oro entre los juveniles del sector varonil, pero este deporte pudiera tener mayores resultados si se habilitaran áreas en los municipiosSi se pierde en plena competencia, a pesar de buenos entrenamientos, de la búsqueda y el aprovechamiento de los alumnos más talentosos, seguro estoy que llegaríamos a cualquier escenario con la cabeza en alto y dispuestos a mejorar en las lides siguientes.

Al deporte avileño le ha faltado masividad al punto de que una especialidad ganadora por años, como el hockey, no ha contado en las últimas temporadas con municipios, que tradicionalmente contribuían, por la carencia de profesores.

El ajedrez, que da vestigios de despegue, poco podrá tributar con el cierre de sus academias fundamentales: la Jesús Rodríguez Córdova, en Morón, y la Eleazar Jiménez Zerquera, de la capital avileña, sin contar que en los demás municipios su práctica resulta escasa por la falta de relojes, juegos, locales adecuados y personal dispuesto a enriquecer la práctica del juego ciencia.

Andrés Hernández Brito, subdirector de Actividades Deportivas en la provincia, comentó a INVASOR que un deporte priorizado como el tiro (15 en escolares y 14 en juveniles) permaneció gran parte del curso escolar afectado por dificultades con el armamento, la carencia de balas y de fuerza técnica.

Con esas adversidades no queda otra opción que recuperar entrenadores, algo que parece lograrse para el venidero periodo lectivo, y con ellos intentar la reconquista de los espacios perdidos, aunque esa faena llevará tiempo, y sobre todo, mucha dedicación.

Cancha de pelota vascaLas secuelas del huracán Irma dañaron las canchas de pelota vasca en BoliviaLas pesas y el taekwondo tuvieron un año desacertado en escolares (13mo en ambos casos) y juveniles (lugares 11 y 14, respectivamente), aunque, según el directivo, para las venideras ediciones pudieran mejorar por el relevo procedente de las filas pioneriles.

Otro elemento que afecta consiste en la no participación en canotaje, gimnasia artística, remo, polo acuático, tiro con arco y balonmano, entre otras modalidades, vacíos inconcebibles si se tiene en cuenta que cada disciplina debe tener una estrategia concebida por años, de lo contrario, hay que mirar hacia la base del movimiento deportivo y fomentar allí en trabajo que hoy constituye una carencia.

No obstante, el noveno lugar conquistado por las huestes pioneriles ya genera la aspiración de mejorar, el venidero año, hasta el octavo puesto, según valoraciones de Hernández Brito, en la categoría escolar la aspiración es dejar atrás el 11no lugar actual. En los juveniles, que retrocedieron al escaño 14, pretenden mejorar hasta el 12mo.

Soñar no cuesta nada, pero más allá del deseo, lo importante está en el trabajo con los atletas, mejorar sus condiciones de vida y de preparación, atraer a los profesores que se incorporan y estimular a los que se han entregado por años a la causa avileña. De la calidad de nuestros bisoños atletas depende el futuro del deporte en Cuba.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar