Quesada atrae miradas en campeonato cubano de ajedrez

Aunque perdió su invicto en la cuarta ronda ante su homólogo villaclareño Yasser Quesada Pérez (2 538), el Gran Maestro (GM) avileño, Luis Ernesto, con similares apellidos a los de su vencedor, terminó ubicado entre los cinco primeros puestos durante el primer tercio del campeonato absoluto del ajedrez cubano.

En el Palacio del Ajedrez Guillermo García González, de la ciudad de Santa Clara, el llamado Oso de Florencia empezó la lid con par de victorias ante el Maestro Internacional (MI) guantanamero Lennis Martínez Ramírez (2 452) y el GM Isán Ortiz Suárez (2 519), mientras que en la tercera jornada igualó con el GM anfitrión Ermes Espinosa Veloz (2 516), en tanto cedía, después, frente a Yasser.

Este último jugador pasó, en la cuarta ronda, al primer escaño, seguido por el MI habanero Roberto García Pantoja (2 514), dueños de 3,5 y tres puntos, respectivamente.

No obstante, el vertiginoso ascenso mostrado en los últimos años por el avileño y su compañero de generación, el MI camagüeyano Carlos Daniel Albornoz Cabrera, ha puesto en vilo a los seguidores del juego ciencia, quienes ven en ambos muchachos abundancia de talento y posibilidades de estar entre los premiados en la presente lid.

De hecho, Albornoz acumula el coeficiente Elo más alto del torneo (2 577) y, hasta la cuarta fecha, logró resultados similares a los de Luis Ernesto. Ambos compartían, con 2,5 unidades, los lugares del tercero al quinto, junto al campeón vigente, el GM capitalino Yuri González Vidal (2 565).

Lo que resta del campeonato debe generar cotejos de mucho interés, por el hecho de que figuras establecidas, como los GM Lelys Martínez Duany (Santiago de Cuba, 2 547), el capitalino Omar Almeida Quintana (2 550), Ermes Espinosa e Isán Ortiz, marchaban entre el sexto y el noveno puestos, y todos poseen potencial para ascender.

El Campeonato Nacional de Ajedrez agrupa a una docena de jugadores, quienes compiten por el sistema de todos contra todos a una vuelta. Junto a la oportunidad de ganar el título o medalla. Luis Ernesto opta por una ubicación que amerite su inclusión en la preselección criolla, algo que no ha logrado ningún avileño desde la época de Eleazar Jiménez Zerquera, MI, considerado el mejor ajedrecista de Cuba en la década de 1960 y dueño de cinco campeonatos nacionales.

Señales favorables desde las filas escolares

fernando hernandez yeroFernando mejoró su Elo, pero debe seguir preparándose y mantener la participación en competencias que eleven su nivelPara el jovencito moronense Fernando Hernández Yero, quien en días recientes cumplió 15 años, el avance experimentado en el mes de enero le será muy útil e inolvidable en su joven carrera.

Con apenas 1 778 unidades en su coeficiente internacional de inicios de año, estaba requerido de un incremento notable que lo acercara a la élite de su categoría en el país, y así lo hizo.

Fue contundente en el nacional Manuel de Feria, con un espectacular desempeño: 11,5 unidades de 12 posibles.

Acto seguido, acudió al torneo espirituano en homenaje al fallecido Maestro FIDE Luis Concepción, donde consiguió el reinado del Grupo 6, con excelente desempeño de 7,5 rayas de 10 posibles.

Tras esos desempeños, la puntuación internacional que mide la fuerza relativa de cada jugador le deparó un ascenso cuantioso en la lista de febrero publicada por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE, por sus siglas en francés): su Elo llegó a las 1 920 unidades, y el incremento debe seguir, porque no fueron sumados los puntos del campeonato en tierras yayaberas.

Esta cifra todavía es baja con respecto a los requisitos para los títulos de Maestro Nacional y Maestro FIDE, que se logran con 2 250 y 2 300, respectivamente, pero lo importante está en la motivación que ello implica en los noveles jugadores.

De mantener este paso, tanto Fernandito como el campeón provincial de mayores, Kebert Solares Orozco (2 178), y Alian Alberto Borroto Fajardo (2 015) deberán agenciarse sus primeros pergaminos en un corto periodo, que no ha de rebasar los tres años. Claro, hay que prepararse con mucho tesón y competir sistemáticamente.