Domingo, 23 de septiembre de 2018 10:14 AM

Maikel Folch con argumentos

“Yo no vine a hacer “bulto”. Si estoy aquí, no es solo porque me lo gané, sino porque me siento bien y creo que aún puedo lanzar en este béisbol. Pero además, yo respeto mucho a los aficionados y tampoco me gusta quedar mal, incluso, con Roger Machado, con quien tengo una buena amistad. Voy a dedicarme por entero a los entrenamientos. Vamos a ver cómo me va”.

La respuesta de Maikel Folch Vera, no sorprendió al periodista. Desde hace varios días se le ve entrenar con mucha dedicación en el estadio José Ramón Cepero.

El zurdo del municipio de Florencia, que en el 2006 integró el equipo Cuba que obtuvo el segundo puesto en el Primer Clásico de Béisbol, intenta regresar a las series nacionales después de cuatro años de ausencia.

— En verdad, estuviste bien en el play off final del torneo provincial….

— Pero mi optimismo no es por lo que hice en el provincial. Bien sé que el nivel no es el mismo que en la Serie Nacional. Te repito que me siento como en mis mejores tiempos, solo que ahora, después de tanto tiempo alejado del box, debo esforzarme más.

— ¿Tu recta es la misma que cinco años atrás…?

— Mi velocidad promedio oscilaba entre 86 y 88 millas —aunque tuve lanzamientos de 90 y más—, ahora, me han dicho, que estoy por 84 y 85, pero con un buen entrenamiento puedo mejorar. No obstante, no solo con rectas rápidas se logran los outs. Si logro estabilizar el control de mis envíos, no me importa tirar unas millas más o unas millas menos.

— ¿Todo este tiempo lejos de los trajines del montículo no podría ser un gran obstáculo?

—Te soy sincero: a veces desde afuera se aprende más que desde dentro mismo del béisbol. Yo tiraba (y tiro) curva para abajo y hacia afuera, tenedor, slider y sinker, pero ahora sé que no basta con tener en el repertorio esos envíos, si no sabes cómo y en qué momentos emplearlos. Lo otro que he aprendido es que, sin control, de nada vale entonces todo eso que te he dicho. Eso siempre me decían los entrenadores en mis inicios, pero yo no lo interiorizaba. Por eso mi mayor propósito en esta fase de entrenamientos es perfeccionar el control. Si lo logro, te aseguro, ya tengo una gran parte de la batalla ganada.

— Doy por hecho entonces que serás un abanderado de la disciplina deportiva dentro del equipo…

—Yo digo que ahora tengo la experiencia, no solo deportiva, sino de la vida. No te puedo asegurar — aunque lucharé para serlo— que volveré a ser un lanzador ganador, lo que sí puedo adelantarte es que regreso con la intención de respetar mi carrera deportiva y también para no hacer quedar mal a los aficionados que me alentaron cuando supieron que volvía a Los Tigres. No quiero quedar mal con ellos, ni conmigo.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar