Miércoles, 17 de julio de 2019 1:14 PM

Luis Ernesto Quesada, ¿presión por el descenso en el Capablanca?

El pasado año fue una de las figuras sobresalientes del Capablanca, en este, de saber el resultado, quizás, Luis Ernesto Quesada Pérez hubiese preferido no asistir.

¿Qué le pasó al joven Gran Maestro de Ciego de Ávila, que finalizó en el lugar 27 del grupo Abierto? Abundantes especulaciones puede generar esta interrogante, sin embargo, la respuesta que más esperan sus seguidores no ha de ser en una entrevista, sino en venideros torneos.

Con apenas 20 años y un meteórico ascenso que lo ubicó, hasta mayo, en el décimo puesto de la lista Elo de Cuba, Quesada finalizó mal en el memorial Guillermo García, de Villa Clara (séptimo de 10), y con actuación semejante en el Capablanca, a pesar de sus 6,5 en una decena de cotejos.

Sin embargo, el performance rating, que refleja la fuerza mostrada por el jugador, refleja 2 344 en el certamen santaclareño, y 2 406 en el recién concluido en la capital.

Evidentemente, algo le falló al florenciano y su tarea inmediata será corregir el tiro en su aspiración de retornar a la cúpula de los trebejos criollos.

Le ha tocado jugar con los mismos rivales con los que se ha codeado en sus 10 años de carrera deportiva, pero con la diferencia de que ahora posee un elevado Elo (2 518), que lo obliga al triunfo ante contrarios de inferior rango.

Está claro que su mayor deseo es salir del mal momento, pero eso no se logra a puro pulmón, sino con estudio abundante, algo que para él resulta placentero, y, como es lógico, mantenerse en competencia.

Parecido le sucedió al quinceañero Kebert Solares Orozco (2 335), quien nunca había tenido un coeficiente Elo tan alto. Esta vez jugó como si su fuerza fuera de 2 235, y perdió 23,6 unidades de su marca oficial. Su ubicación final, con 5,5 puntos, fue en el puesto 77, entre más de 200 concursantes.

Mucho le queda por avanzar al bisoño, pero lo cierto es que, en un abrir y cerrar de ojos, cumplió los requisitos de Maestro FIDE (MF), título que debe conferírsele dentro de poco tiempo, pero que lo considero transitorio.

Se habla de un muchacho con mucho talento, apegado a la superación, con excelente disciplina y deseoso de jugar; además, poco a poco, todos han conformado un núcleo de trebejistas en ascenso y capaz de enriquecer la historia deportiva de la provincia y el país.

A esta dupla se unió el veterano MF Carlos Manuel Castellanos Sánchez (2 260), quien reside actualmente en Las Tunas, y en su carrera de profesor ha tenido cierta influencia sobre los actuales prospectos avileños.

En la primera etapa de la competencia su actuación fue brillante, con 3,5 puntos de cinco posibles, pero no pudo mantener el paso. En la segunda mitad solo consiguió dos tablas, por lo cual llegó a 4,5 rayas, que lo lanzaron al escaño 123. Aunque parezca contradictorio, ganó ocho puntos para su Elo.

Para bien de los trebejos locales, hubo más participantes de esta provincia en los grupos para menores, denominados Buscando a Capablanca, lo cual implica la necesaria continuidad. En un corto plazo, parte de esos noveles han de sumarse a la élite en el territorio.

De nuevo, el gran Vassily Ivanchuk (2 677), de Ukrania, se proclamó campeón del segmento Élite, con siete unidades de 10 posibles, en tanto el Maestro Internacional holguinero Arnaldo Fernández de la Vara (2 478) triunfó en el Abierto con ocho puntos.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar