Ciego de Ávila tendrá su campo de golfito

Si durante su niñez, alguien les hubiera dicho a Raidel Salgado Paneque y a Damián Samón Fernández que, en el 2018, sus manos construirían, a pico, pala, ojo en plano y mucho optimismo, un campo de golfito para la recreación de todos los avileños, tal vez se les hubiera dibujado un signo de interrogación en plena frente, más por desconocimiento de ese término que por incredulidad.

Lo cierto es que, desde hace semanas, ambos tienen un protagonismo anónimo, callado, pero determinante, en lo que será el primer terreno de su tipo en Ciego de Ávila.

Concebida en el plan general del Parque de la Ciudad, la nueva instalación es ejecutada por la Empresa Provincial de Abastecimiento y Servicio a la Educación, autora de otras obras en ese mismo lugar, entre las que sobresalen el gimnasio biosaludable y el beisbolito donde practican niños de muy corta edad, que integran el proyecto conocido como Los tigrecitos avileños.

Con 18 hoyos, el campo de golfito abrirá un nuevo espacio para que igual número de jugadores, como máximo, empleen de forma sana y atractiva su tiempo libre.

Se trata de un juego basado en la destreza, en el que los participantes buscan introducir la bola en el hoyo mediante el menor número de golpes y lo más rápidamente posible.

De acuerdo con información ofrecida por Osmany Costa Reyes, director de la mencionada empresa, la intención es concluir la obra antes del 30 del presente mes, para iniciar, luego, la construcción de la pista de patinaje, en un área aledaña.

Sigue, por tanto, abriendo opciones Ciego de Ávila en su recreativo parque. Esperemos que niños, adolescentes, jóvenes y adultos correspondan ese esmero, no solo con un ascendente uso que le insufle más vida al Parque de la Ciudad, sino también con el cuidado que merecen esas instalaciones, para que no se repitan hechos como los que realizaron manos y cerebros indolentes allí mismo, al sustraer cuatro veces el aro del pequeño terreno de baloncesto y una portería de fútbol.

¡Así no!