Martes, 20 de noviembre de 2018 12:40 PM

Búfalos del baloncesto: El mérito de no cejar

Quien reniegue de Los Búfalos en la Liga Superior de Baloncesto cometerá una injusticia, a pesar de que en la final con Villa Clara, Los Lobos ganaron por barrida.

Resulta evidente que este elenco poco tiene que ver con el que dio a Ciego de Ávila las primeras de sus nueve coronas, pero ello no le impide que su actual generación siga los pasos de aquellos gigantes.

Lo que pasa hoy no es más que el resultado de un proceso que afecta al deporte cubano, cuyas figuras de mayor relevancia marchan, por diversas vías, hacia otras latitudes.

Jugador encestandoA la nueva generación de basquetbolistas le corresponde luchar hasta lo imposible por alcanzar sus sueñosEn casa quedan los noveles de perspectivas, veteranos que dan lo mejor de ellos por el básquet, en fin, personas que tratan de mantener el brillo de antaño, aunque la cantidad de seguidores y la pasión popular no es la misma.

Sin embargo, a Los Búfalos hay que aplaudirles el hecho de que su combatividad sigue en pie, aunque no tienen hombres en los que se combina el tamaño con el talento, los que están persisten y fueron capaces, sorteando todo tipo de avatares, de llegar a la final por duodécima ocasión.

Esta vez no les fue bien en el play off conclusivo: cayeron en el primer juego 70-100, en el segundo 96-108, en el tercero 73-82, y en el cuarto, con suspensión por lluvia incluida, cedieron 77-86.

La práctica demostró que sus esperanzas eran comparables con el pálido verdor reflejado en sus uniformes, pero más allá de jugar al borde del precipicio, a Los Búfalos les atañe el mérito de no cejar, demostrado en la última fase de la etapa clasificatoria, cuando barrieron, hecho necesario en el afán de discutir medallas.

En semifinales parecía que liquidarían a los santiagueros, pero la entrada, en los tres últimos choques, del refuerzo pinareño Yosiel Monterrey en las huestes indómitas puso en peligro el pase a la final, que en definitiva, lo lograron.

A pesar del avance este no era su año para coronarse. Sí para lucir una medalla de plata que trae el coraje de artilleros como Dayner Martínez y Yaser Rodríguez, incluido en el quinteto ideal del torneo, la pujanza del refuerzo guantanamero Raudelis Guerra, el sacrificio de los veteranos Vanier Reyes, Jorge García y Elmis Reyes.

Les queda el reto de seguir desarrollando a sus demás hombres. De hecho, William Granda todavía puede aportar una vez se recupere de la fractura en una de sus muñecas. Vale destacar que uno de sus sustitutos, Yosvany Hernández, se creció.

En cuanto a German Luis Clark, Dariel Castellanos y Pedro Bombino están llamados a seguir su progreso, y como hombres altos que son, recuperar el dominio bajo las tablas, que sin dudas, debe llevar a nuevas conquistas de la manada.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar