Béisbol femenino de Ciego de Ávila por retener la corona

El equipo femenino de béisbol de Ciego de Ávila perfila sus entrenamientos con vistas a la semifinal y final del torneo nacional de primera categoría, con sede en la ciudad de Manzanillo, Granma, este mes de septiembre, para retener el título.

Ignacio Batista Sarmiento, director del conjunto avileño, actual campeón nacional, precisó a la ACN que las 18 peloteras están listas para enfrentar esta etapa, la cual se espera sea más difícil, por la calidad de las participantes rivales.

Aunque todavía faltan las dos selecciones, que irán por el occidente cubano, pues esa región debe realizar la primera fase clasificatoria en los venideros días, las integrantes de Granma y Santiago de Cuba, por el oriente, y las de Camagüey, por el centro, muestran un alto nivel competitivo, explicó Batista Sarmiento.

Resaltó que la base del equipo es la misma de la edición anterior, con un envidiable cuerpo de lanzadoras y un comportamiento aceptable en las áreas defensiva y ofensiva, por lo que el propósito es clasificar y discutir otra vez la corona.

La lanzadora Maraisy Pérez, una de las locales que intervino en la reciente Copa Mundial Femenina de Béisbol , desarrollada en agosto último en Estados Unidos, dijo sentirse en perfectas condiciones para apoyar al triunfo del conjunto.

Acompañan a Batista Sarmiento, en la dirección de las avileñas, los entrenadores Alejandro López Cepero, René Sarría y Yailé Luis.

El béisbol femenino de Ciego de Ávila es también campeón de las copas nacionales 8 de Marzo y 26 de Julio, y mucho le debe a la perseverancia de Batista Sarmienton que ha mantenido en la provincia un deporte con tradición en el sexo masculino y no siempre bien mirado.

Según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas, la inclusión de mujeres en lides beisboleras de mayores, a nivel municipal y comunitario, es ínfima, en comparación con los más de 182 mil hombres presentes en certámenes, incluidos campeonatos provinciales y la Serie Nacional.

Las primeras peloteras cubanas saltaron al terreno en la década del 40 del siglo XX, animadas por el éxito de sus vecinas estadounidenses, quienes ya habían participado esporádicamente en torneos desde el último cuarto de la anterior centuria.

Cuba participó, en agosto último, en la VIII Copa Mundial de béisbol femenino, desarrollado en Estados Unidos; allí su balance general fue de cuatro victorias y cuatro derrotas, e igualó el octavo lugar de la cita precedente.