Martes, 22 de mayo de 2018 9:40 AM

Béisbol cubano: el proverbio de Roger Machado

Mi entrevistado no es el autor de esta frase, pero bien pudo escribirla: “Los grandes amigos son difíciles de encontrar, difíciles de dejar e imposibles de olvidar.”

Cuando le dije a Roger Machado Morales que entre los avileños, durante varias semanas, estuvo la expectativa de que él abandonara a Los Tigres,  me habló tanto del compromiso que tiene con este equipo, que encontré en ese proverbio el mejor resumen de su respuesta.

Me recordó que en 1993, con solo 19 años, ya formaba parte del conjunto y que en 2007, cuando se produjo su retiro del béisbol como atleta, continuó como manager…“saca la cuenta, llevo 25 años ligado a él, más de la mitad de mi existencia (el 31 de marzo cumplo 44) y si un día, por la lógica de la vida, tengo que dejar mi puesto, me pasará como cuando los hijos dejan su hogar, pero no se olvidan que aquella es su casa”.

— ¿Es verdad o mentira que tuviste en mente descansar en la venidera temporada?

— Hacer un alto, no significaba que iba a dejar definitivamente al equipo. Desde la temporada anterior ya me había planteado tomar “un 10”. He aceptado posponer ese deseo porque me convencieron que ahora no era el momento, pero de verdad me hace falta un descanso. Son muchos años de una presión continua. Algunos no me entenderán, mas los que han dirigido béisbol sabrán de qué hablo.

—Sabes, te soy sincero, coincido con algunos aficionados que opinan que en la última contienda tuviste algunos errores… (Machado, entonces sonríe, me pone la mano derecha en el hombro y con cierta ironía, responde).

— Eso  me lo dijiste cuando Ciego de Ávila obtuvo su tercer título y te contesté que sí, que me equivoqué no pocas veces, como también ahora que no logramos pasar a la segunda fase. Qué me critiquen 1 000 veces por los errores tácticos no es mi preocupación. En ocasiones optas por la jugada menos indicada y te sale bien, otras ordenas lo correcto y es un fracaso. En ninguno de los dos casos me molesto conmigo mismo. Si mandar a robar, transferir a un bateador o tocar bola fuera lo más importante de un manager sería menos complicado dirigir béisbol.

—Pero bueno, no será fácil la tarea en la venidera campaña. Me gustaría saber tu criterio, pues desde la óptica periodística no veo halagüeñas las perspectivas de la manada para esta lid.

—Quizás esa fue la principal razón de aceptar continuar este año. Yo me hice cargo de Los Tigres 11 años atrás, en un momento envidiable en cuanto a calidad de sus integrantes. Por muchas razones ya la nómina no tiene el nivel de aquellos tiempos y no estaría bien que ahora yo le diera la espalda, aunque te advierto, que aún con las debilidades, el equipo tiene potencialidades para clasificar. Aún nos quedan no pocos “soldados” para enfrentar las contiendas con la frente en alto.

— ¿Cuáles son los lados “flacos” de los tres veces campeones?

—El área de los jardines. Contamos con pocos brazos potentes que puedan frenar la ofensiva en velocidad de los contrarios. Si te fijas, en las restantes posiciones, no tenemos nada que envidiarle a los mejores conjuntos. Algunos exageran nuestros problemas recordando que este o más cual pelotero no tuvo en esta última Serie una buena labor. Los atletas, no todos los años pueden rendir lo que ellos quisieran.

— ¿Tampoco veo fortaleza ofensiva y defensiva en la tercera base?

— Es un puesto al que le veo solución en un plazo no tan largo. Ahora, tanto de la categoría juvenil, como en la escuadra Sub 23, están en desarrollo muchachos con perspectivas. No es que de la noche a la mañana vamos a tener un antesalista brillante, pero sí uno que cumpla, al menos a la defensa, con las necesidades del equipo.

— ¿Hay planes de variar el sistema de entrenamiento de otras campañas?

— No creo que sea necesario ahora cambiar todo lo que se hizo antes, los triunfos anteriores indican que estábamos en lo correcto, pero debemos asumir, como propósito fundamental, que la mayoría de los peloteros lleguen en estado óptimo a ese primer tramo de 45 partidos, no importan que algunos luego tengan un bache, porque un breve slump colectivo en los inicios, te hace peligrar la clasificación.

—Entonces ¿ya puedo decirle a los lectores que Roger Machado tomará su añorado descanso el próximo año, pero dejando de nuevo a su equipo en planos estelares?

— No soy amigo de las promesas, ni los pronósticos son mi fuerte. Lo que sí les puedes recordar a los aficionados, es que Los Tigres más que un equipo, es una familia, y que no solo yo, sino sus integrantes, lo que hacemos es para darles alegrías a los avileños. No viviremos de recuerdos. Ya verás que los muchachos volverán a hacer historia.

 


Comentarios  

# Dan 09-02-2018 14:33
Hay que cambiar a roger, ya paso su etapa, necesitamos encontrar mentes frescas, es mas, el mismo mayito. Saludos
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar