Al béisbol avileño hay que apoyarlo

Una frase que puede catalogarse como de las más populares, si de nuestro pasatiempo nacional se trata, es la que afirma que "hay que apoyar al béisbol".

Y quiero hacer una salvedad. La frase de marras casi siempre se escucha —o se lee— en ámbitos avileños, cuando los resultados de Los Tigres no alcanzan a satisfacer a su afición, como sucedió en la anterior contienda.

Habría que ver de qué apoyo al béisbol se trata, pues, por ejemplo, si uno de los males es que se juega poca pelota en la base, ¿qué es lo que impide organizar entonces torneos inter-barrios?

Pero bueno, eso sería tema para otro comentario. Ahora solo quiero detenerme en la foto que acompaña estas líneas. Es evidente que el campo beisbolero de la EIDE Marina Samuell de Ciego de Ávila necesita más que un apoyo.

El curso escolar está a unos días de comenzar y allí, por el momento, ni soñar con entrenamientos. El equipo de la categoría juvenil, que iniciará su campeonato en octubre, tendrá que hacer malabares para lograr, al menos, una decorosa actuación.

Ya, en el anterior año, ese mismo campo afrontó problemas, y la preparación, por lógica, no pudo ser la mejor. No olvidemos que allí también debe prepararse la escuadra de la categoría 15-16 años.

Por momentos, he llegado a creer que algunos piensan que los actuales Tigres son eternos y que la inmensa mayoría de sus actuales integrantes no se formaron en la mencionada instalación.

No obstante, a mí la frase me gusta. Es una verdad bien grande: al béisbol hay que apoyarlo. ¿O alguien tiene duda de ello?

Por suerte, en el momento de poner punto final a este comentario, pude conversar con Onel Ernesto Jiménez Álvarez, director de la EIDE, quien me adelantó que, en breve, comenzará el acondicionamiento de esa instalación y de otras áreas que también requieren mejoras. Quedó pendiente el compromiso de Invasor de estar allí tan pronto se inicien esas labores.