A ritmo de ejercicios en Ciego de Ávila

No cortan julio y agosto los ímpetus de la actividad física. Más bien, los estimulan.

Desde que amanece, hasta que la noche se adueña completamente de ciudades, poblados y asentamientos rurales, personas de todas las edades salen a ejercitar el cuerpo… para satisfacción del alma.

Unos lo hacen mediante caminatas, trote o en abierta carrera. Otros prefieren la aprehensiva opción del gimnasio biosaludable, no falta quien decide “calentar un poco los motores”, primero, y luego disputarse la gloria a punta de balón, raqueta en mano, a brazada limpia sobre el agua…

Sucede aquí, en la provincia de Ciego de Ávila, y en todo el archipiélago cubano.

Los confirman estas imágenes y, sobre todo, áreas e instalaciones diseminadas por la geografía criolla. Mire a su alrededor y no tendrá la menor duda.

Dos mujeres en el biosaludableLos gimnasios biosaludables llegaron para quedarse

Ancianos practicando taichiEl ejercicio no está reñido por la edad

Niños jugando futbolEn cualquier espacio florece el fútbol

Personas jugando voli playaEl voli suele atraer bastante en la playa

Biosaludable en ChambasCampesinas de Mabuya, en Chambas, no se quedan atrás

Jóvenes jugando baloncestoBalón arriba debajo de Los Elevados, en Ciego de Ávila

Varias personas en un biosaludableUso óptimo de las instalaciones

Jóvenes jugando pin ponAgilidad y reflejo en el tenis de mesa

GimnasioPara que surta efecto, todo ejercicio debe ser bien orientado

Niños clavadistasHay quienes prefieren esta variante

Adolescentes jugando fútbolPor estos días crece la fiebre de todo un año