Voces y silencio sobre el lienzo

Voces y silencioNohema Díaz Las entrañas de la sombra.La exposición personal La voz del silencio, de la artista camagüeyana Jenny Hernández Carbó, se exhibe por estos días en la galería del Consejo Provincial de las Artes Plásticas, en un intento por socializar el arte que discurre fuera de nuestros límites territoriales.

Se trata de nueve piezas trabajadas con técnicas mixtas y a óleo sobre lienzo, que abordan en armonía lo simbólico a partir de signos alegóricos e icónicos.

El cuerpo humano resulta un motivo constante que se retuerce, realza; se confunde entre líneas y formas en La luz del pergamino y Entrañas de la sombra. Mientras que El sembrador y La voz del silencio parecen aludir al cielo, lo celestial.

Predomina la luminosidad del azul, donde se concentra el peso visual, las tonalidades sepias, sin embargo, cada cuadro tiende al monocromatismo y a la degradación de colores.

Por momentos parece que las formas, representadas desde la visión particular de la autora, adquieren tridimensionalidad, demandan también otro soporte para concretarse, quizás como escultura.

El estilo del montaje destacó al lado de cada pieza un detalle de menor proporción en juego con las dimensiones espaciales y el formato.

Miguel Vizoso Consuegra, en las palabras del catálogo, destaca que el afán iconoclasta que evoca al arte medioriental y la síntesis de signos de las culturas budista, hinduista, taoísta y grecolatina demuestran su madurez creativa.

Sin muchos elementos ornamentales, mesurada en los trazos y con hálito vanguardista, visceral. La muestra constituye un acercamiento válido a otros modos de hacer.

Estrechar los vínculos de trabajo con la provincia de Camagüey, heredera de una tradición pictórica que se inscribe dentro de los criterios academicistas y figurativos, debiera ser un impulso favorable para la creación en el terruño.