Miércoles, 22 de mayo de 2019 3:20 PM

Trovándote tomó la UNEAC avileña con Tony Ávila y su grupo

Eran más de las 11:00 pasado meridiano y el patio de la filial avileña de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) estaba desbordado de personas que esperaban la inauguración de la XIV Edición del Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores Trovándote.

Varias generaciones se dieron cita en el lugar, para disfrutar del popular trovador Tony Ávila  y su grupo. Este espacio le ha otorgado un significativo toque bohemio a nuestra ciudad, con sus peñas habituales Trovándote Plus y Música Abierta. No obstante, el público de anoche era mucho más diverso y cuantioso. Y los jóvenes superaron las expectativas previstas, fehaciente evidencia de que la trova remueve, cada año, con más fuerza, los cimientos culturales de nuestra provincia.

La espera valió cada minuto, y cuando comenzó el concierto, una trova alternativa, más popular, fusionada con géneros cubanos como el son, la rumba y la guaracha, se apropió del espacio. La música de Tony, en su mayoría, hizo que el ritmo incitara al baile. Sus letras, siempre punzantes, estaban permeadas de palabras que vertían sobre el público multiplicidad de lecturas.

La jocosidad de la trova tradicional también se apreciaba en sus canciones. Versos que propiciaban la risa, pero siempre, a su vez, la reflexión. Diversas situaciones de la cotidianidad cubana se convertían, mediante su voz, en poesía cantada. Era como verse reflejado uno mismo en el escenario, no dejaba de pensar yo en ese viejo dicho popular: “el cubano siempre se ríe de sus propias desgracias”. Así son muchas de las canciones de Tony, él tiene la capacidad de convertir las adversidades de la vida en diáfano humor bardo.

Tony Ávila y su grupoTony Ávila reafirmó el comienzo del Trovándote 2019 con el pie derecho

Los músicos de su grupo demostraron sobre el escenario una compatibilidad distintiva con su director, cuyos arreglos musicales permitieron que cada instrumento brillara con luz propia a lo largo del concierto. Destacaron las interpretaciones del saxofón alto y el soprano, en canciones como Buen día, cuyo protagonista también deleitó a los espectadores con la maestría en la flauta, evidente en la canción Atrapasueños.

El conjunto mostró una tendencia trovadoresca que proyecta un respaldo instrumental mucho más complejo y diverso. En este caso, Israel, el guitarrista eléctrico, y Mandy, en la batería, hicieron honores a sus orígenes, Ciego de Ávila, con sus apasionados solos, que fomentaron los vítores en el público.

Al final de la noche, habían transcurrido más de dos horas de concierto, y el público les brindó honores, convertidos en aplausos interminables, a todos los músicos que, con la misma energía que comenzaron, dieron por terminada la sesión.

Un excelente inicio para este XIV Encuentro…, que permite, hasta el venidero domingo, disfrutar de la juventud musical cubana que escoge este género como medio artístico. Solo resta la invitación a otro concierto de trova alternativa con muy buenos augurios profesionales; este jueves, estará Rolo Rivera y la Fábrik alternativa; y mañana, miembros de La trovuntivitis, en el patio de la UNEAC, a las 10.00 pm, así que: ¡a disfrutar, que la trova no se ha acabado!


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar