Sábado, 25 de mayo de 2019 7:22 PM

Tonada, sonrisa y verso

Desde el año 2002, Ciego de Ávila cuenta con el Taller de repentismo infantil Raúl Rondón Castillo, en honor a esta figura cimera de la tonada en nuestra provincia. Actualmente forman parte de esta asociación niños desde cinco hasta 15 años.

El profesor guía del taller, Armando López Rondón, apuntó: “Desde esa fecha estamos trabajando con niños para desarrollar esta forma de expresión musical y contribuir al mantenimiento de nuestras tradiciones culturales. He tenido decenas de alumnos, incluso, algunos que ya tienen hijos, y siguen con la predilección por esta manifestación artística, eso me gratifica.”

La filial avileña de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, hace ya algún tiempo, ofreció su espacio como sede del taller, pero gracias a la apertura de la Nueva casa de la Décima en el territorio, los niños tendrán el lugar ideal para desarrollar el repentismo. Este cuenta con un aula especializada para impartir las clases. Allí recibirán talleres no solo de improvisación, sino de acompañamiento musical: de guitarra, tres, laúd, bongó; impartidos por profesores de la Escuela de Arte Provincial y, fundamentalmente, por músicos profesionales que conforman el catálogo del Centro de la Música.

Niños cantandoAlexander Santiesteban, también puso de manifiesto los conocimientos adquiridosEl taller ha tenido significativos resultados en su desempeño, de los cuales sobresale el hecho que de él emergió el campeón mundial del pie forzado, Reiber Nodal Pérez, quien también ostenta todos los títulos de improvisación que se disputan en Cuba. Además, representaron a nuestro país en Panamá, junto a otras nueve naciones iberoamericanas, en un Encuentro de Jóvenes Improvisadores, Versadores y Troveros. Armando López acotó que no han dejado de participar un solo año en los Encuentros Nacionales de Talleres Especializados de Repentismo Infantil, que, precisamente, sesiona desde el 15 al 19 de este mes, y en cuya edición se trabajó en el acompañamiento musical. Los niños de Ciego de Ávila han mostrado su arte en otros espacios como en el Guatecazo, en la Sala Avellaneda y en la Sala Covarrubias.

Más que una tarea, este taller es una gloria para nuestra provincia, que viene a solidificar uno de los cimientos culturales de nuestra nación. Una labor llena de pureza, encabezada por Armando López Rondón, a quien niños como Alexander Santiesteban de 11 años de edad, no dejan de agradecer. Y el maestro, como prefiere que le digan, más que en premios o reconocimientos institucionales, ve la gratificación de su empeño en la sonrisa y cada verso de sus talleristas.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar