Martes, 21 de mayo de 2019 5:46 AM

Sosa y Ordás: derroche de buena música

Anunciaba el programa del XIV Encuentro Nacional de Jóvenes Trovadores, Trovándote 2019, que sería un concierto por la paz, y podrían imaginarse ciertas connotaciones políticas. Sin embargo, aún con este propósito, la cita fue lirismo, poesía y desenfado.

•Conozca sobre el concierto inaugural de Tony Ávila

Eduardo Sosa y Pepe Ordás, guitarra en mano, llegaron media luz, tomaron las sillas, ajustaron acordes y trovaron como quien canta para un grupo de amigos y no para un público, que goza las letras con el mismo espíritu con que las valora.

Conversaron, rieron, fusionaron, retomaron las anécdotas que los han acompañado en los últimos años, dejaron clara su amistad entrañable, los motivos que los incitan a crear y su gusto compartido por la trova tradicional.

Temas como Reclamo místico y La Cocainómana, de Miguel Matamoros; Sara Mondongo y Son para ti, de Pepe Ordás; versos sencillos de José Martí musicados por Sosa, y Convergencia, de ambos cantautores, terminaron por confirmar la gracia que desbordan y la excepcionalidad de sus voces.

— ¿Cómo ha sido el encuentro con el público avileño?

— (Pepe) Durante la gira promocional del disco Convergencia, compartimos con el público y pudimos apreciar muy buena recepción. Creo que se genera muy buen ambiente para la trova, gente buena que aplaude, corea y siente cada canción. En La Habana, los espacios para hacer trova cada día son más difíciles de encontrar, sin embargo, en provincia, muchas veces, están carentes de este género, por eso, considero que venir hasta acá es un lujo y una oportunidad que no debe desaprovecharse.

— ¿Resulta Trovándote un espacio necesario para la regeneración de la trova?

— Todos los espacios que generen trova, intercambios entre diversas generaciones y modos de hacer son importantes. En este sentido, Trovándote resulta ya un referente en el país. Me siento feliz de estar aquí.

Si bien no es la primera vez que Eduardo Sosa pisa el terruño, en cada presentación devuelve un derroche de talento, lo mismo por la acertada elección del repertorio que por la tesitura de su voz. Por su parte, Pepe Ordás, con menos presencia en nuestros escenarios, ha ganado, por igual, la simpatía del público.

Con la picardía ideal para elegir los temas y obrar sobre la dramaturgia de la noche, pasadas las 10: 00 pasado meridiano cerraron las cortinas y la fiesta continuó en el patio de la filial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, donde Eric Sánchez hizo gala de la musicalidad y el humorismo de sus letras. Le siguieron Daniel Velázquez, Oscar Sánchez y Audis Vargas, en franca descarga hasta la madrugada.

Para el fin de semana continúa la trova en la ciudad con los conciertos de Rey Montalvo, Rolo Rivera, Jorge Barret y la Trovuntivitis; así como las serenatas diurnas y los recitales.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar