Viernes, 22 de marzo de 2019 4:18 AM

Silverio, Maestro Escena, renovando las esperanzas avileñas

Como parte del evento Internacional de Teatro Pueblos Escena, esta mañana se realizó un encuentro teórico con Ramón Silverio, director del proyecto cultural Mejunje en Santa Clara.

El debate giró en torno a la significación de este espacio en el panorama artístico nacional. Además, se le hizo entrega a Silverio del reconocimiento Maestro Escena, por su vehemente labor durante más de 35 años en dicha institución.

Se relató, a grandes rasgos, la historia del Mejunje, su fundación y trayectoria en diferentes etapas. Se hizo énfasis en la necesidad de una visión futurista y de igualdad social para construir sueños y lograr un espacio que como este, agrupa a toda clase de público y apoya a todas las manifestaciones artísticas.

Silverio apuntaba que “es indispensable mantener la motivación, el estímulo que te lleva crecer cada día más. También la constancia es un elemento importante, porque, a pesar de las disímiles trabas, sigue siendo mejor hacer a toda costa, antes que pedir permiso.”

El encuentro, a través de la experiencia de Silverio y las historias de “su templo del arte”, como lo denominó el director de Teatro Del Viento, de Camagüey, sirvió para confrontar experiencias. Desde sus asientos, los participantes comparaban sus historias con las del invitado, y llegaron a un consenso: hay que perseverar si se quiere hacer cultura.

Dirigiendo el discurso hacia el teatro, específicamente, Silverio apuntaba que el festival que se realiza todos los años en su local, “ha acogido a centenas de artistas durante años. Quizás se presentaron muy jóvenes, pero allí se les ofreció la oportunidad y, hoy, muchos son grandes dentro del campo de las artes escénicas en nuestro país”.

¿Quién iba a pensar que más de 35 años después, ¿el Mejunje sería lo que es ahora, con cafés, bares, una galería, un teatro, etc.? ¿Quién avizoraría que este lugar pasaría de ser el antro —como los padres le llamaban despectiva pero erradamente—, para convertirse en uno de los principales centros culturales del país?, el cual es imposible dejar de visitar una vez que estás en Santa Clara.

Espacios teóricos como este son imprescindibles para realizar, de forma certera, el intercambio entre los artistas; cada uno se lleva, al menos, una motivación más para seguir creando. Algunos, los de aquí, seguimos conservando, entonces, la esperanza de que la cultura bohemia se afiance en nuestro suelo, pues si Silverio lo hizo, ¿por qué nosotros no podremos? Una vez más, la expresión “la cultura se construye”, sigue siendo primordial. Si no estamos conformes con nuestro presente cultural, pues ¡manos a la obra!, y a empinarse, para que en el futuro no existan carencias.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar