Radiografía al fondo en Ciego de Ávila (+Post)

Si al cierre de 2017 la filial avileña del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) cifró sus utilidades en más de 6 millones de pesos en moneda total, 2018 debiera ser aún mejor al concretarse aspiraciones que, desde hace rato, merodean en el gremio y que no solo se traducen en ingresos, sino en alegrías compartidas.

Aunque, Luis Venegas Carmenate, director de la institución, enfatiza en la necesidad de consolidar los avances para, luego, proyectar con acierto. Se respiran nuevos aires, sobre todo, porque las relaciones con el Ministerio del Turismo han comenzado a distenderse.

En lo adelante, los creadores del terruño tendrán prioridad en la contratación y cada proyecto de ambientación se concebirá a la par de las labores constructivas, lo cual desterrará desde los favoritismos hasta el intrusismo profesional y las reproducciones seriadas de elementos decorativos, en lugar de una concepción integral del fenómeno visual.

El surgimiento y consolidación de grupos de creación han hecho más efectiva la vinculación entre el arte, el diseño y la artesanía, y hoy puede elegirse entre diversos catálogos y posicionar lo elaborado en el mercado con mayor facilidad.

En la lista de quienes han asumido a cabalidad este principio aparecen Bernardo Mesa, dedicado a la construcción de sombrillas playeras, pasarelas de madera y ranchones; Pedro Luis Morell Mena, que fabrica mobiliarios para oficinas y sillas ejecutivas; el Proyecto D’ Arenas; Candere con sus hermosas velas; Roberto Ávila, con sus trabajos de cerámica; y Eduardo Torres Macías, con el exquisito tallado de la madera.

Se espera que en estos 12 meses el centro de arte Raúl Martínez quede adscrito al FCBC y se convierta, no solo en un espacio para exponer, sino, también, para vender la obra de los artistas. A la par, se destinará un espacio extrahotelero para la oferta de las producciones salidas de esta institución en el Centro Comercial La Gaviota, ubicado en la cayería norte, que vendrá a sustituir a la galería Rosita Fornés, desaparecida luego del paso del huracán Irma.

Además, las vitrinas de las tiendas emplazadas en la ciudad cabecera incluirán artículos y piezas que, luego de una reevaluación minuciosa de cada catálogo, han recibido el visto bueno para salir a los circuitos de distribución.

Posted by Nurienar Pons García on Saturday, July 22, 2017

En cada proceso de experimentación han adquirido vida útil objetos y materiales que permanecían obsoletos, y se ha hecho patente la sustitución de importaciones, por ejemplo, el aluminio desechado se ha convertido en recurso “virgen” para Iroco en la construcción de luminarias, bancos y columpios; kids de burós de lento movimiento por su escasa comercialización en la red minorista terminaron con otros valores agregados y expendidos con éxito, y vinil, aparentemente inservible, adorna hoy instalaciones de la cayería.

Sin embargo, el gasto de 4 millones de pesos en moneda nacional y 300 000. 00 CUC en la compra de materias primas, destinadas a estimular el trabajo de los creadores, resulta insuficiente, considerando la demanda real, y una inversión cuantiosa, si se quiere lograr un producto final con precios más asequibles para la mayoría.

En la práctica, arte, cultura y utilidad deben ser una tríada indisoluble, que imbrique autenticidad y modernidad y actúe como brújula de cuanto se conciba dentro de estas fronteras, siempre con un genuino sello de calidad.

Fondo cubanoHoy los clientes aprecian cierta variedad en las tiendas ubicadas en la ciudad cabecera.