Lunes, 25 de marzo de 2019 8:07 PM

Película Inocencia llega a Ciego de Ávila

En la noche de este martes se estrenó Inocencia, la película de Alejandro Gil, inspirada en el asesinato de los ocho estudiantes de medicina, en La Habana de 1871.

Veinte años después de bordear uno de los acontecimientos más tristes de la historia de Cuba, la obsesión de Alejandro Gil terminó en Inocencia; un filme estremecedor que ya se había llevado los aplausos (y las lágrimas) del público, cuando llegó al cine avileño, en la noche de este martes.

Horas antes del estreno en esta ciudad, su director, el guionista Amílcar Salatti, y cuatro jóvenes actores de su elenco, ofrecieron una conferencia de prensa para ahondar en las interioridades de una producción que, al decir de Alejandro, ha cambiado no solo sus vidas, sino la percepción de un hecho histórico y el sentido del homenaje que, cada año, se le tributa a los ocho estudiantes de Medicina, fusilados.

●Vea aquí el making off de la película y declaraciones de los realizadores

De alguna manera, también, la reacción del espectador ha ido modelando la percepción de los artistas, al punto de que Alejandro Gil confiesa que Inocencia ha sobrepasado cualquier expectativa, y ni siquiera sospechó que un largometraje histórico podría llevarse el Premio del público en el pasado Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano, o provocar las reacciones que ha visto en las más de sesenta presentaciones especiales en la Isla.

“Gente de pie, aplaudiendo y llorando durante los más de cuatro minutos que duran los créditos…, eso ha sido indescriptible, ha sido un estado de gracia”, admitió emocionado ante la prensa.

La acertada estructura narrativa de los hechos y la profundidad en la investigación que se llevó a cabo, ponen en escena una película que tiene la capacidad de conmover, revelar y aprender, al mismo tiempo, razón por la cual su director cree que pudiera ser un llamado, también, a relatar la historia desde el humanismo de sus personajes.

“Las clases de Historia tienen que descubrirnos esos detalles que, a veces, están ocultos o se subestiman, y en el caso de Fermín Valdés Domínguez, creo que debe estar más cerca del Sol; a menudo, es visto solo como el amigo de Martí, y fue un hombre inmenso”, comenta Gil, quien considera que la identidad de cada territorio debe formar parte de los programas en las escuelas, pues “esa es la identidad de nuestro pueblo”.

Para el joven Yasmany Guerrero, quien interpreta a Fermín en sus dos tiempos narrativos, la experiencia fue tan reveladora que si pudo desempeñar con éxito su papel, alega, fue porque admiró profundamente a su personaje y pudo impregnarse de la pasión que, en todo momento, transmitió el director del largometraje.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar