Martes, 22 de mayo de 2018 1:47 AM

“Parranda hasta que la voz afine” (+Video,Audio)

int jesus valido parranda canariaAlejandro GarcíaJesús Ever Valido, director de la Parranda Canaria

Comenzaron con 11 niños, una guitarra, un bongó y un tres. Atrás habían quedado el timple, la marímbula, el violín y las chácaras y castañetas porque en Cuba “no sonaban”.

El repertorio canario se fusionó con la guaracha, el son, la parranda, la guajira, el guateque y el punto cubano, en largas horas de ensayo y bajo el empeño de resguardar la esencia española y armonizarla con los demás procesos culturales y sociales acaecidos aquí.

No existía un movimiento musical consolidado en Ciro Redondo y las opciones se debatían, incipientemente, entre lo campesino-tradicional y los ritmos foráneos que pervivían como herencia de nuestros antepasados.

“La Parranda Canaria surgió junto a la Asociación Canaria en el municipio, pero una vez desaparecida esta hemos continuado”, explicó Jesús Ever Valido

Entonces, la Parranda Canaria, surgida en el año 1996, sería algo más que una agrupación, resultaría un puente entre dos culturas, un aliciente para la idiosincrasia, un modo particular de cantar y bailar donde el aliento español y el cubano compartirían notas y acordes sin perder sus esencias propias.

A la nómina se sumaron nuevos miembros y otras sonoridades con la incorporación del bajo, el bongó y la tumbadora, bajo el auspicio de un total empirismo y con la convicción de que había que “echar pa' lante”.

De presentaciones esporádicas y carnavales aislados pasaron a conquistar espacios fijos en las carteleras culturales del territorio y a labrar una carrera llena de reconocimientos, entre ellos, el premio Memoria Viva, en el año 2014, otorgado por el Instituto de Investigación Cultural Juan Marinello, que vino a poner “los puntos sobre las íes” en su trayectoria.

Los altibajos, los momentos de mayor tensión, las incertidumbres o los inconvenientes para lograr la visibilidad del repertorio Jesús Ever Valido Santana, fundador y director, opta por no mencionarlos y recuerda solo los “dolores de cabeza” para mantener activos los instrumentos o las dificultades para encontrar una simple cuerda de guitarra.

Sus palabras se bifurcan entre las memorias agradables, los aplausos del público, las canciones que una y otra vez les reclaman, la expectación cuando en Chambas y Florencia anuncian su llegada o las preguntas hechas en plena calle: ¿se mantiene la peña este mes?

“La agrupación surgió en un momento en que estos ritmos estaban casi en desuso en el municipio. Buena parte de las personas que crecieron con esta música no tenían un lugar a donde ir para bailarla y escucharla. Sin dudas, esto fue importante para lograr establecernos con un repertorio variado, cercano a los 70 números.”

― Solo tres fundadores permanecen en el grupo ¿han pensado en el retiro?

— Junto a Oscar Aquino Rodríguez, cantante y guitarrista, y José Frías, cantante, hemos comenzado a preparar el relevo. Buscamos jóvenes aficionados, otros se nos han acercado, les hemos enseñado la dinámica de la agrupación y las particularidades de cada género. Sin embargo, mientras la voz afine y los pies aguanten habrá Parranda pa’ rato.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar