Lunes, 24 de septiembre de 2018 6:23 AM

¿Otras maneras de leer? (+Video)

La lectura digital en Ciego de Ávila puede ser una opción para todos en los meses veraniegos

¿Apartar tiempo para la lectura digital será costoso? Si tenemos en cuenta la gestión que hacemos para descargar esta o aquella aplicación en nuestros dispositivos, sabremos que no. Pero, ¿está en nuestro “plan vacacional personal” leer algún libro digital, o compartirlo con otros amigos?

Cada año se acentúa el desarrollo tecnológico con nuevas maneras de entender el mundo. No son pocas las herramientas que el hombre tiene a su alcance para poder dilucidar o reinterpretar cuestiones de su vida. Una de esas nuevas maneras que proporciona la tecnología es la lectura digital. Enrique Pérez Díaz, director del Observatorio del Libro del Instituto Cubano del Libro, dejó claro en la conferencia Los lectores de la era digital y el Programa Nacional de Lectura en la XXVII Feria Internacional del Libro de La Habana, que tanto el acto de leer en formato digital como en papel resultan experiencias gratas para el lector.

Sin embargo para la generación nacida en los 60 o 70 del pasado siglo el horizonte de recepción se inclina más por el libro impreso. Lo cierto es que ambos medios sirven para difundir la literatura.

Leemos todos los días. A todas horas. Inconscientemente. La información nutricional de la comida que compramos, las señales de tráfico, la factura de la electricidad, las vallas publicitarias. Conscientemente. Una novela de cualquier narrador o poeta, el periódico, el muro de Facebook de alguien, los resultados de una búsqueda en Google. Somos más lectores que nunca. Pero desde hace tiempo utilizamos esa vieja palabra, leer, para nombrar un acto que está en transición. Que no es lo que era. La lectura está cambiando y, con ella, nosotros, los lectores.

Todos los que prefieren un buen libro impreso refieren sobre esa sensación que se experimenta ante un libro recién comprado, el hojear de las páginas y guardar para la eternidad, con dedicatorias incluidas, un ejemplar que formará parte de la colección inseparable de la vida.

Para nada se trata de negar el desarrollo. No. Está demostrado que uno ha coexistido en la dinámica de la vida de los lectores junto al otro, sin que se tenga que pensar en la depresión del formato impreso.

Diseños, colores, texturas dan al lector una experiencia única. Y una, siempre es diferente al que está por venir. Mas, es fácil encontrar en el portal de cualquier casa de nuestra ciudad, algunos miembros de la familia con teléfono en mano, jugando alguna aplicación pasada por Zapya o descargada desde las zonas Wi-Fi. Lo cierto, es que nuestra generación sí está acostumbrada a dispositivos móviles, lo que las estrategias de lecturas y formación, no han sido lo suficiente “atrapadoras”.

En estos días de calor, será oportunidad perfecta para que, los Joven Club de Computación y Electrónica y bibliotecas de los territorios, tomen la oportunidad del descanso que provee julio y agosto, para incentivar la lectura digital. Será, sin dudas, el mismo libro pero otra manera de leer.

• Lea acerca de los veinte libros de la literatura cubana de los últimos 20 años

Una de las principales características de los libros del futuro es que no serán un ladrillo inmutable, esas erratas que siempre se escapan a pesar de las múltiples revisiones podrán corregirse en posteriores actualizaciones, donde autores o editores no solo enmendarán errores, también ofrecerán nuevos contenidos a los lectores.

¿Por qué leer libros digitales?

• La ventaja más grande es que se puede acondicionar el tamaño del texto de acuerdo con las necesidades de cada lector.

• El fondo de pantalla también puede ser ajustado para que la lectura sea más cómoda. (Esto es imposible en los impresos).

• No es necesaria la luz, ni natural, ni artificial, para poder leer. Gracias a la luz que puede proporcionar el propio dispositivo.

• El hecho de poder tener cientos de libros en un solo dispositivo es una de las principales ventajas de las lecturas digitales.

• Con los textos digitales en dispositivos no hay que preocuparse por las condiciones climáticas. Con los impresos, las hojas se pueden mojar, romper o ensuciar, según sea el caso.

Sobre la lectura digital en Cuba

•Democratizar la lectura

•Leer libros digitales…. ¡Pero leer!

•Hábito de lectura en soporte digital

 


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar