Musicávila con una mejor gestión en Ciego de Ávila

Cualquier valoración sobre la gestión de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos en Ciego de Ávila, Musicávila, al cierre del año 2018, debiera iniciar con la acotación de que ha logrado suplir un déficit financiero superior a los seis millones de pesos en poco tiempo y que figuran como la única entidad de este tipo que no debe a nadie ni tiene cuentas por cobrar en el país.

Después habría que decir que no todos los engranajes giran al unísono, que las jerarquías todavía generan conflictos, que la promoción debe potenciarse y que trabajar para el turismo es una opción lucrativa de la que no todos gozan por igual.

Juan German Jones Pedroso, actor y director del proyecto Caminos Teatro, se refirió a la necesidad de proteger al artista con el diseño presentaciones coherentes, donde existan las condiciones necesarias para brindar un producto de calidad, y velar por que reciba la remuneración que merece.

“Es inconcebible que agrupaciones o artistas nacionales reciban cifras exageradas como 60 000 pesos por una presentación, cuando con igual o mejor calidad el talento local no rebasa, en el mejor de los casos, los 5000.”

Igual inconformidad expusieron los repentistas, quienes trabajan en un espacio de la noche avileña solo por 75 pesos. Mientras que Jorge Rivero, director de Corávila, destacó la necesidad de una mayor visibilidad del trabajo de este coro de primer nivel en la programación cultural del territorio, por encima de la muy debatida causa: la música coral y de conciertos no se vende.

Cómo insertar a los artistas del terruño en las giras nacionales, la búsqueda de alternativas para ser más agresivos con las ventas, limar las fallas del transporte hacia la cayeria norte y posicionar en la programación cultural a artistas insignes del catálogo fueron otros de los temas traídos al debate.

trovadores Sin embargo, quedó claro que es la calidad, la creación constante y la capacidad para reinventarse el indicador que no debe descuidarse y el que, en la práctica, dictará quienes se van o se quedan, en consonancia con los comités evaluadores que con periodicidad fiscalizan el trabajo cultural.

Al cierre de la cita se reconocieron a las agrupaciones Dharma, Aroma y Rumbávila por los resultados alcanzados en el año, así como al trovador Yoan Zamora y el proyecto Habana Team Cuba, liderado por Yankiel Delgado.

De las instituciones con fines culturales en el territorio, Musicávila ha sido la única en no cumplir con el plan de ingresos previsto —superior a los 15 millones de pesos—, pero la causa se justifica en el hecho de que por varios meses los hoteles pertenecientes a Gaviota cerraron los contratos por falta de presupuesto y a la entrada de talento a los municipios evadiendo el papel mediador de la empresa.

Con un catálogo de 102 unidades artísticas, en los próximos tres años se planifica que crezca hasta un 75 por ciento más, por lo que el reto radica en cimentar hoy lo que mañana debe rendir arte del bueno e ingresos económicos en ese complejo mecanismo que resulta de amalgamar la función cultural con la empresarial.