Martes, 23 de julio de 2019 10:06 AM

Los Papines en la memoria de Ciego de Ávila

Las tumbadoras hablan. Las manos vuelan, acarician el cuero, que se expresa con un lirismo único. Las voces galopan, giran, desandan y se hurtan al público que corea sus canciones. Se lee en letras grandes su nombre: Los Pa-Pi-Nes-Cuba en las tumbadoras, y nadie puede resistirse. Lo han conseguido. Han vuelto a enamorar a los espectadores.

Así ocurrió en la noche de este miércoles en el teatro Iriondo, de la central ciudad cubana de Ciego de Ávila, durante el espectáculo Rumbeando a mi manera, como parte de la gira nacional que la agrupación inició en Guantánamo y que llegará a todas las provincias de Cuba.

“Ya no somos solo Los Papines. Ahora somos La familia Papines”, dijo el Maestro Jesús María Abreu, actual director, y único fundador vivo, luego del fallecimiento de sus tres hermanos: Luis, Alfredo y Ricardo, el Papín mayor, autor intelectual de la creación de la hermandad que durante 55 años los ha unido y llevado a escenarios de más de 60 países.

“Vamos a disfrutar juntos, añadió, porque Tigres e Industriales, aunque se enfrenten en la pelota, son hermanos; y la cultura y el deporte son parte de la enseñanza del Comandante Fidel, para hacer feliz a la Patria.”

Sonaron fuerte los cueros. El guaguancó Malos tiempos se dejó escuchar: “Yo no quiero que me traigan desatino a mi soledad/ yo no quiero en mi camino la fatalidad”; la Rumba con reguetón: “Deja que yo te cuente lo bueno que está el ambiente”; y la versión rumbera de la canción ¿Y cómo es él?, del español José Luis Perales, hicieron visibles los signos de una religión musical que cautiva y contagia; pero que, por sobre todo, muestra que la música no entiende de géneros, solo de armonías, compases, y buenas maneras de hacer.

“Yo no quiero líos/ni perorata/ ni brete/ay, no te metas conmigo/recoge la ropa y vete…”, estribillo que ganó la complicidad del público; y “A que tú no sabes que Los Papines tienen algo diferente/no lo digo yo, lo dice la gente”, entre otros, en la voz de Yuliet, hija de Jesús, y madre del pequeño Alan, el Papín menor, de solo cinco años, aderezaron el intercambio con los asistentes, privilegiados al tener sobre el escenario a las tres generaciones de músicos existentes en el conjunto.

Reconocimiento a los PapinesEl elogio oportuno fomenta el mérito.

Dicha acompañada del momento en que Ramón Borges González, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Ciego de Ávila, hizo entrega a Jesús, de la condición Alta Distinción; secundado por Virginio Menéndez Moro, director provincial de Cultura, de cuyas manos recibieron la distinción Ciudad de los Portales; así como un Reconocimiento a todo su mérito artístico, concedido por la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos, en la persona de su director, Orlando Pino Amores.

Yuliet, Luis Alberto, Lázaro Jesús, Ángel de Jesús y Alexander, bajo la égida del Maestro Jesús María, rindieron homenaje al fallecido músico cubano Juan Formel con la interpretación del tema De mis recuerdos; para despedirse con la más ovacionada de las rumbas, y desaparecer tras el telón con la promesa de que este volvería a descorrerse, para los avileños, en 2019.


Comentarios  

# Mabel 13-12-2018 17:34
Cada quien con su gusto. En realidad a mí su música jamás me ha gustado.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar