Lunes, 12 de noviembre de 2018 1:17 PM

La responsabilidad de cantar lo bueno (+Video,Audios,Post)

El disco Convergencia no solo tiene este título por la aproximación a otras generaciones de cantautores cubanos de la Nueva Trova, sino por la consonancia con trovadores de todos los tiempos. Aunque la aceptación en el Comité avileño de la Unión de Escritores y Artsitas de Cuba no fue la esperada, por la escasez de público; sí su recorrido por Morón, en la sede de la Fundación Nicolás Guillén, sobrecumplió las expectativa, destacan los bardos Eduardo Sosa y Pepe Ordaz.

Con el sello Colibrí, de producciones Abdala, este fonograma se inserta para despertar algunas voces que, por el fatalismo comercial, o el descuido de algunas productoras, quedaron sumergidas en el olvido. El sencillo presentado en concierto, hace su apertura con la copla que le da nombre al disco, Convergencia.

Tema que según destaca Sosa, es una canción de los años 40 del pasado siglo, de la autoría de Bienvenido Julián Gutiérrez y Marcelino Guerra. Autores que cambiaron de manera sorprendente la manera armónica de conformar las canciones trovadorescas.

La peña Cuerda Rota, de la fundación Nicolás Guillén en Morón, fue escenario perfecto para la Canción, y el reencuentro...

Posted by Yuliet Teresa Villares Parejo on Wednesday, June 27, 2018

El concierto realizado en Morón, aunque inicialmente no formaba parte de la gira promocional, se concibió como un intento, logrado, de saludar a la Ciudad del Gallo, que en el año 2009 conjuró una hornada de trovadores del Movimiento de la Nueva Trova: Vicente Feliú y el propio Pepe Ordaz.

Cada tema presentado estuvo permeado por una historia que une a esta generación con la de la Vieja Trova o Trova tradicional. Miguel Matamoros se asoma, con picardía, para desgranar algunos acordes que lo inmortalizaran.

Eduardo Sosa, de vocación pedagógica, no logra ni quiere desprenderse de la historia detrás de la historia de estas canciones que acompañan la velada y el fonograma.

Comenta a Invasor que su música le debe mucho a Matamoros, y que precisamente, este disco es el resultado de encuentros, de abrazos, y de horas detrás de guitarra y el tres. El primer tema que montó el trío Matamoros antes de conformarse como agrupación fue Reclamo Místico, el 8 de mayo de 1925, en celebración del cumpleaños de Miguel por los compadres Ciro Rodríguez y Rafael Cueto. También fue la primera canción que pensaron para la conformación de este fonograma, Sosa y Ordaz.

La alusión a Pablo Milanés no pudo faltar, no solo como compositor e intérprete, sino como recopilador de las buenas canciones de los primeros años del siglo XX. Algunos autores destacan como Octavio Sánchez, Cotán; Luis Rodríguez Rivera, Compay Segundo, Lorenzo Hierrezuelo y Julio Brito.

Eduardo Sosa emocionado, después de interpretar Flor de Ausencia, de la autoría de Julio Brito, exclama: "¡Qué buenas canciones hay en este país, y tanta porquería que se promociona!"

Una de las intenciones del fonograma ha sido posicionar la Trova en el lugar que se merece, resaltando los valores musicales, históricos y contextuales, comenta.

Por otra parte, Pepe Ordaz destaca que la Trova no es un género musical en sí, sino una actitud ante la vida, una manera de decir y defender ideologías.

La agrupación Guaicán, marcó la vida artística de Ordaz, no solo por ser su director musical por mucho tiempo, sino por la cercanía a Sara González, una de las voces más importantes de su generación. A propósito de la amistad con González, compone Saramondongo que se incluye en este sencillo. La Gorda y el recuerdo de su nombre, hizo que un silencio enorme se apoderara del auditorio, y que una guitarra en acordes menores provocara algunas lágrimas. Aquellas historias de las cenizas y despedidas, fueron el pretexto para una bendición en forma de viento y canción.

Monte Adentro, de la autoría de Sosa, además de exquisita canción, ajustes de armonía contemporánea, voz afinada, diapasón correcto e historia; se convirtió en oportunidad idónea para conversar sobre las oportunidades que ofrece La Habana, no como capital, sino como principal zona comercial e industrial para la música. Él, que es oriundo del Tercer Frente, Ciudad Heróica, y que hoy vive en la capital, extraña con demasía la tranquilidad de lo rural, aunque sabe, que solo las oportunidades se dan en Occidente y, por desgracia, las demás provincias se ven desprovistas.

Escucha"Mañanita de montaña" en Spreaker.

Otra de las canciones que conforman el disco, es La Cocainómana de Matamoros, quien en su tiempo no se le permitió cantar en las principales plazas culturales; y el 1ro. de agosto de 1934 se grabó en Francia. Años después, en 1989, Silvio Rodríguez y Pancho Amat la grabaron y se dio a conocer en Cuba.

Escucha"La Cocainómana" en Spreaker.

Sobre el orgullo que representa cantar al lado de Pepe Ordaz, cuenta Eduardo Sosa que con solo 11 años en el teatro Martí de Santiago de Cuba, en un festival de aficionados, canta la canción Son para ti que hoy comparten en el disco y los conciertos promocionales.

Destaca el cantautor que cantar canciones de otros es genial, ejemplo de ello, es el disco que ganaría Cubadisco 2017, con el sencillo Como si fueran mías. Es una idea que defiende para la conservación del patrimonio sonoro, que en nuestro país no es poco.

— Desde lo simbólico y su significado ¿qué caminos ha trazado el disco Convergencia?

— Desde joven vi a Compay Segundo y a los grandes de la trova santiaguera, y ellos eran para mí paradigmas importantes. Encuentro luego a Silvio, y todas sus canciones. Recuerdo que los grandes escenarios de este país, los llenaban los trovadores. Luego la deconstrucciones de lo cotidiano, de aquello que acostumbraba a ver, se desmoronaba, se perdía, y yo sufría con amargura. El cambio en la sonoridad del país, a mi juicio, fue para mal, porque vino la banalidad a hacerse dueña de espacios que nos pertenecían.

“Luego de manera natural tuve la necesidad de ser padre, y con ello la responsabilidad de enseñarle a mis hijos lo mejor de la música cubana. Esa responsabilidad me llevó a aceptar la coordinación de uno de los festivales más importantes de trova en el país, como lo es el Festival Pepe Sánchez, en Santiago de Cuba.

“Después llegaron las colaboraciones para el Encuentro de la Canción Política en Guantánamo, Entre manos, en las Tunas y Longina, en Santa Clara.

“Un proyecto importante en el que estoy trabajando es en el apoyo a Trovándote, evento que se hace en esta provincia. En primer lugar para cambiarlo de fecha, pues coincide con otros eventos en el país y; segundo, apoyarlo no solo con la presencia de trovadores importantes de nuestro panorama mediático, sino con las voluntades de instituciones que pueden favorecer al desarrollo de este certamen nacional.

“Por lo tanto, este disco me deja la parada alta, en esto que he estado trabajando, y en el nivel de responsabilidad con esta generación, y con esta Cuba que es nuestra”.

La obra de Sosa, no se circunscribe a la creación musical, sino a denunciar lo que está mal hecho. El espacio que conduce, Destrabando la Trova, cada Romerías de Mayo, en Holguín, es considerado una de los lugares de obligada visita.

“No es una opción conformarse con la etiqueta de música alternativa con algo tan básico como el son, la guaracha, el changüí, el danzón, y todos los géneros propios de nuestra tierra. Esto no debiera ser lo alternativo, sino lo primero que se promocione”.

Ajusta su camisa, y resalta una idea: “No he sido lo suficientemente comercial, porque en cualquier lugar a donde voy, y tengo oportunidad de hablar, digo lo que pienso; aunque algunos reconocen que existen personas que persisten en salvar lo mejor que tenemos y saben que las ideas que digo no son para nada alocadas. Todavía tenemos que exigir al sistema de casas de la trova que cumplan su función, además de ajustar contenido y trabajo en pos de la canción de autor”.

Con el compromiso del regreso y el agradecimiento a quienes le acogieron en la sede moronera, se despiden con un hasta pronto, y con la convicción de que el concierto ofrecido, fue sin dudas, “el más acogedor de los realizados”. Y yo, aunque solo disfruté este, pienso lo mismo.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar