Viernes, 15 de febrero de 2019 10:10 PM

La espuela de la literatura en Ciego de Ávila (+Audio)

Eran las 10 de la mañana del pasado 12 de enero, mas este no era un sábado cualquiera para los presentes en el Comité Municipal de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) de Morón. Un colectivo “casi geriátrico”, como jocosamente dijo alguno después, se reunía, como ya era costumbre desde hace tres años.

Cumplía un trienio de creado el Taller de literatura humorística La Espuela, y sus 14 integrantes lo celebraban. Allí estaba con una seriedad burlesca Rigoberto Fernández Castillo, decimista reconocido a nivel nacional; Joseíto Laredo, cuya presencia era más que anhelada, colaborador en la década del ´80 del semanario Palante. También, Servando Carvajal, escritor con una extensa obra publicada, quien no dejaba de reír y chistear contagiando a todos con una energía vital; y Elaine García Cañizares, autora del libro infanto-juvenil El secreto de Cuco, que representará a Ciego de Ávila en la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana, entre otros.

Casi todos por encima de los 50 años de edad, incluso, uno con más de 80, pero la vitalidad, inspiración e inteligencia que allí se respiraba era admirable. Las palabras iban y venían sin tapujo alguno, y ellos más que agradecidos de que un periodista compartiera su pasión.

Como sede, un local desatendido en cuanto a mantenimiento y confort, decadencia de la que no han estado exentas otras instituciones culturales de este municipio. Sin embargo, este no es un obstáculo para aquellos que logran el humor inteligente en décimas, poesías y prosas colmadas de reflexiones.

Al frente del colectivo, Ismael Cruz Parada, destacado escritor que aunó esfuerzos para que hoy Morón pudiese contar con este espacio de superación y debate.

—¿Cómo surge la idea de crear el taller?

—Después de enfrentar una seria dolencia cardiaca en 2015 y por un llamado del presidente de la UNEAC, Alberto Fernández, a los miembros de la filial, para crear espacios de participación popular, decidí iniciar el taller. Pensé que los escritores del territorio lo necesitábamos. Acudí a amigos de siempre, de la literatura, a Laredo y a Carvajal, ellos me apoyaron y comenzamos a incorporar interesados, no solo de Morón, sino de Chambas, Punta Alegre, Ciro Redondo y Bolivia.

—¿Por qué la literatura humorística?

—Como me apoyé en estos grandes amigos, muy ingeniosos, y ellos utilizan el humor como un recurso efectivo en muchas de sus obras, decidimos ahondar en este enfoque. Los que se integraron, que ya lo utilizaban, hacían las lecturas, y así los que no realizaban una escritura con estas características se iban permeando a medida que les fue interesando.

“Llegó a ser tan acertada esta manera de hacer que, ahora, a algunos les gusta más que otro género. Aunque no todos somos personas jocosas, no tanto como Servando, sí encontramos en el humor una literatura atractiva y muy a tono con la idiosincrasia del cubano.

“Me pareció una idea novedosa, con grandes posibilidades, por lo difícil que resulta hacer humor literario de calidad. Tenemos muy buena comunicación con el Museo del Humor de San Antonio de los Baños, incluso, siempre les enviamos el boletín, y nos han dicho que hasta el momento no tienen identificado en el país ningún proyecto similar al nuestro.”

—El Taller pretende incentivar la creación de obras humorísticas con calidad literaria.

— A veces, algunos compañeros aseguran que en el humor existen licencias que permiten la utilización de palabras vulgares o ciertos facilismos estilísticos, y siempre tratamos de demostrar que por ese camino sólo vamos a terminar escribiendo chistes para que la gente los repita al día siguiente, o los comparta en Facebook.

“Nos interesa lograr el crecimiento técnico - literario de los miembros, a través del análisis crítico y constructivo de sus obras. También nos proponemos crear y fortalecer un espacio de amistad, colaboración y socialización, entre personas afines en cuanto a conceptos y gustos estéticos.”

Encuentro de artistasLos talleristas dialogan y cada uno se nutre de las experiencias y comentarios del resto—En estos años, han sido palpables los resultados

—Creo que sí. Hemos publicado en este trienio cinco boletines literarios con obras de los talleristas y presentamos el texto titulado Cuentos de Humorón, que abarca lo más representativo de la obra narrativa de estos creadores. Algunos escritores, como Elaine, se han nutrido de nuestras experiencias colectivas y poseen publicaciones individuales. Además, hemos obtenido numerosas menciones y premios en concursos municipales y provinciales, como el Marverde, de Ciro Redondo.

—Sus obras se centran en el abordaje crítico de la realidad.

—Sobre todo, en lo cotidiano, en temas como el turismo urbano, los cuentapropistas, los precios, los productos del mercado…. Intentamos ir más allá del costumbrismo, lo tradicional y el humor blanco. Insisto en la necesidad de la observación como método investigativo.

“No descarto la posibilidad de incursionar en el guion humorístico, de lo cual hemos hablado, e incluso abordado aspectos técnicos del mismo. En ese sentido, podrían lograrse colaboraciones con la radio, con la compañía D’Morón Teatro y con el Centro Promotor del Humor.

“Esperamos contar con el apoyo y reconocimiento de otras instituciones o medios de difusión, siempre que nuestra obra se encuentre a tono con los objetivos de estos. Quisiéramos concursar en eventos internacionales y concretar la idea del blog digital ‘elhumoron.com‘ como espacio para la divulgación a mayor escala de lo que se escribe en esta zona del territorio avileño.”


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar