Miércoles, 19 de diciembre de 2018 8:31 AM

Humor desde los Molinos de cuentos

Celebrada en Ciego de Ávila la Gala de clausura de la 11na Edición del evento

El arte de la narración oral tiene el poder de transmitir herencias culturales a partir del hermoso mundo del imaginario de cada país. Esta premisa es corroborada desde el 2007 en nuestra provincia con el evento Molinos de cuentos, organizado por la compañía teatral Teatro Primero y el Consejo Provincial de Artes Escénicas.

Esta oncena edición celebró su gala de clausura el pasado sábado en la noche, en el patio de la UNEAC, sede que, junto a la ACAA, apoyó desde muy cerca esta jornada. La actividad tuvo como objetivo integrar el público habitual de esta institución al evento, utilizando el humor como elemento central.

El artista Agustín Quebedo Suárez, realizó el cuento Santo José, obra que parte de la imaginería campesina cubana, presentando peripecias de un guajiro al encontrarse con un ser alienígena. Con un lenguaje típico campesino, adornó Quebedo su cuento, pero los excesos de palabras burdas y la dinámica narrativa excesivamente rápida fueron elementos que actuaron como detractores de la obra.

Para satisfacción de muchos, Los Fonoaritméticos presentaron parte de su espectáculo Humortiguando, un homenaje humorístico a la tercera edad, a partir de chistes y actuaciones que relatan algunos de los obstáculos a los cuales nos podemos enfrentar al llegar a esta etapa de la vida.

También formó parte de la noche el mago Víctor Rafael Agüero Lavañino, con un número mentalista, utilizando el recurso tecnológico y la participación del público para su desarrollo.

El conjunto humorístico avileño Artimaña realizó varios números, donde pusieron de manifiesto situaciones típicas de la sociedad cubana, como: encontrarse en un centro de trabajo con un obrero guapetón o, en una brigada de construcció, un un jefe indeciso.

Humor en Festival Molinos de cuentosUn típico encontronazo entre guapetones representado por el grupo Artimaña, desató las risas de los espectadores.

Oliver de Jesús, director de Teatro Primero y organizador de la jornada, funcionó como mediador entre los diferentes números presentados. A lo largo de la noche, se logró una mayor interacción con los receptores a partir de prescindir de un escenario convencional, pues los artistas utilizaron todo el patio para desarrollarse y el público funcionaba como un personaje más dentro de la mayoría de las obras.

La próxima edición estará dedicada a los 30 años de vida de la compañía Teatro Primero, celebrando la dedicación que ha caracterizado el modo de hacer de estos artistas. Se espera ampliar la lista de invitados, incluso con amigos teatristas y cuentistas que hoy trabajan fuera de nuestra isla, pero que comparten corazón y talento con los artistas nacionales en el amplio quehacer de la narratoria oral.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar