Viernes, 16 de noviembre de 2018 3:51 PM

Feria en introspectiva (+Post)

Cualquier valoración justa sobre la Feria del Libro, uno de los eventos culturales más importantes del país, debiera entenderse en varios sentidos: la amalgama logística que exige y que no siempre se logra, la incapacidad de la oferta para satisfacer la demanda por lo deprimido de la industria cubana del libro y la necesidad de atenuar estos inconvenientes con un diseño coherente y variado del programa.

Por eso, decir que fue un logro inmenso superar las carencias para lograr la impresión de los nueve títulos contemplados en el plan editorial 2017, de Ediciones Ávila, y de tres números de la revista cultural Videncia justo antes de la cita no es en vano, así como recalcar que es lastimoso esperar la cercanía de la fecha para agilizar las gestiones.

Desde el inicio fue una certeza que las novedades no serían muchas, por eso, donde unos buscaban ofertas renovadas, encontraron propuestas antiquísimas y rebajas en un acertado intento de despejar los anaqueles del Centro Provincial del Libro y la Literatura.

El monto vendido se calcula en más de 40 000. 00 pesos, a razón de 69 000 ejemplares, números que apuntalan el sobrecumplimiento de los planes económicos previstos y nos hacen respirar aliviados, aun cuando escapen de estas estadísticas los factores subjetivos y las posibilidades de saber cuántas de estas compras se auto-retribuyen en lecturas fidedignas.

La presencia de China, país invitado de honor, se hizo sentir tanto en las mesas de opinión que trataron temas asociados a esta cultura y su impronta en la provincia, como en las actividades coordinadas a través de la Asociación China, anfitriona excelente que aportó desde la sede de su institución para debates y homenajes hasta las actuaciones reiteradas del equipo de Wushu.

Sin embargo, el hecho de potenciar y privilegiar durante todo el año la llegada de un certamen de esta magnitud, donde arte y literatura confluyan, no despeja dudas y siempre nos deja con el sabor de que pudo ser mejor.

Sigue faltando una programación visible, el reparto de volantes o la promoción a viva voz para que el público conozca lo que pasará en cada área y pueda, luego, elegir con acierto. El intento lo hizo el Archivo Histórico Provincial Brigadier José Gómez Cardoso al publicarlo en un mural justo a la entrada, pero tampoco saltaba a la vista de los visitantes.

La plaza Ciego del Ánima, dedicada a la promoción y las presentaciones de libros, en esta oportunidad compartió escenario con el área infantil liderada por la escritora Belkis Reyes Zoto y su proyecto La escuelita de brujas, que si bien mantuvo en alza la participación de los pequeños por la excelente conducción, invisibilizó el resto de las actividades y le restó importancia a la antes imprescindible función del espacio.

El público, como suele suceder, fluyó a intervalos y se segmentó de acuerdo a sus particularidades sin grandes ausencias, siendo la sede de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC), un tanto alejada del circuito principal, la que acogió menos audiencia en las presentaciones de libros y en actividades centrales como la conferencia Eusebio Leal, un intelectual completo, a cargo del destacado periodista, investigador y escritor Ciro Bianchi Ross.

Lea la entrevista concedida por Ciro Bianchi a Invasor

Por su parte, la sede de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) consiguió una participación activa de sus miembros en cada mesa de opinión o lectura de poesía, y el espacio Isla Interactiva, que permitió el acceso a páginas digitales, y este, fue el de menos proyección.

Su contraparte serían las áreas martianas y de historia, que a diferencia de otros años, lograron una afluencia constante de público y aglutinar a este gremio en torno a cada debate, incluso cuando pasaban las 5:00 de la tarde. De este modo, se sumaron actividades no previstas como la visita de directivos de la editorial Boloña, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, al Archivo y la donación que hicieran de una amplia iconografía.

Precisamente este fue otro lujo de la cita, la presencia de esta casa editora de libros con un catálogo amplio y de excelente calidad. Lástima que fuera solo por un día en el que se incluye el tiempo de arme y desarme de la carpa.

Aunque los quioscos parecían mejor apertrechados deslució la ausencia de las acostumbradas mesas para la venta a lo largo del bulevar, las cuales terminaban de impregnarle un ambiente festivo y lúdico a la ciudad y se concentró el cúmulo de la acción en los bajos el edificio 12 plantas y la casa de cultura José Inda Hernández.

Volvieron a ser un dolores de cabeza la búsqueda del libro infantil Había una vez, algunos volúmenes no rebasaron los 300 ejemplares, la demora y el tedio de las propuestas nocturnas, y hubo quienes se mostraron descontentos por su poca participación en el grueso del programa, aun cuando se supone que los responsables de cada área elevaron las propuestas que luego se debatieron y aprobaron en ejercicio público y democrático.

No debiera esperarse una fecha o evento como este para activar los engranajes de la promoción literaria y hacer visible la obra de los autores del patio y su roce con figuras insignes del ámbito nacional. Transformar la Feria del Libro en un ejercicio de rutina, despejado de calificativos y eufemismos, al que se le sumarían solo cuestiones logísticas, ayudaría a desterrar expectativas truncas y los malos agüeros.

Imágenes de las ultimas jornadas de presentaciones y actividades de la Feria del Libro en #CiegoDeAvila en el área...

Posted by Ciego de Avila Información on Monday, April 2, 2018


Comentarios  

# tessalia 09-04-2018 09:10
En mi modesta opinion la Feria de Libro este año estuvo algo pobre,como siempre diversidad de libros para niños pero con pocas o ninguna ilustracion que llame la atencion de los mas pequeños,libro de colorear con unas hojas de poca calidad,las madres y padres avidos de libros con canciones infantiles que sustituyan el tarareo del odioso y repugnante requeton del momento a no ser el libro de "Marcolina en la cocina"que trae algunas canciones ,no habia nada mas y !!!!!!que decir del habia Una vez!!!!!!!!hice la cola el segundo dia en la Galeria Infantil y no alcance pues ya se habian agotado y !!!!Habia una vez un libro que todos buscaban pero como siempre no encontraron!!!!y ahora a esperar hasta la proxima Feria a ver si se embullan la Editora que los imprime y llegan a la ciudad de los Portales 30 000 habia una vez y alcanzamos algo .
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar