Martes, 23 de abril de 2019 4:35 AM

En busca de la voluntad para el Joseíto Fernández (+Video)

Durante más de dos décadas en Primero de Enero se realiza un festival que ha fomentado la creación musical en este territorio, pero actualmente ha perdido calidad.

La cultura de un pueblo se construye sobre los pilares de la historia, con los elementos propios de la tradición que la sociedad decide rememorar y moldear bajo los preceptos de los nuevos tiempos.

En el municipio de Primero de Enero existen varios proyectos que de esta manera fomentan la cultura de la localidad y en general, de nuestra provincia. Sin embargo, por su longeva trayectoria, sobresalen Tres lindas cubanas, Eva Gaspar y el Festival del Creador Musical Joseíto Fernández. Este último, iniciado en 1992 por José Ramón Rodríguez Nieves, se ha convertido en motor impulsor fundamental de la creación musical en el territorio, apoyando durante décadas a los talentos aficionados en el devenir artístico.

Este festival se caracterizó por un trabajo arduo y sistemático con los intérpretes. La convocatoria del concurso cerraba el 31 de octubre, seleccionando posteriormente las obras cuya calidad ameritaba la participación física en el evento. Desde noviembre hasta la segunda quincena de febrero, fecha en la que se realiza la gala, los promotores de cultura y técnicos musicales no cesaban en la preparación de los seleccionados. Diversas actividades, no solo del municipio y comunidades, sino de la provincia, contaban con la presencia de los aficionados para deleitar con su voz y desafiar al temor escénico.

Los correctores literarios también realizaban un trabajo sistémico con los concursantes, y la radioemisora del municipio se encontraba al escucha y difusión de todo el transcurso del evento. El trabajo se disfrutaba, y se abogaba fundamentalmente por el crecimiento de los artistas; la presentación en la gala era solo la clausura, reflejo de varios meses de incesante labor.

Bajo la incansable tutela de José Ramón, se vincularon todas las instituciones y organismos del municipio, contribuyendo con la premiación. El pueblo, en su totalidad, esperaba con ansias el fin de semana de la gala, incluso llegando a reconocerlo como El evento del año.

Hace varias ediciones se siente el detrimento del festival y un aire de pereza se respira en la Dirección de Cultura de este municipio. Los compositores siguen enviando sus obras, porque ya se ha establecido entre la comunidad intelectual de la provincia la realización anual de este evento, pero la cantidad de obras no es proporcional a la calidad de las mismas.

María Elena Rodríguez, fundadora del evento y actual conductora de la emisora radial de Primero de Enero, nos comenta al respecto: "Es increíble cómo ha mermado el festival, incluso ha llegado la gala y algunos de los background no han estado terminados. Existe un divorcio significativo entre la Dirección de Cultura y la Radio, la convocatoria, hace varios años no nos llega, y no sabemos nada de forma institucional. Es bochornoso cómo en la gala se presentan, incluso, aficionados sin ninguna preparación; todo el trabajo a priori del evento se ha perdido, y es una verdadera lástima, sobre todo para los que pudimos apreciarlo o participar en él y ver con orgullo los resultados".

Sin tener todos los elementos necesarios para juzgar en todos los sentidos este tema, sí considero necesario llamar la atención de la Dirección Provincial y Municipal de Cultura con respecto al desarrollo de este evento. Sí existe un bajo poder de convocatoria, y sobre todo una notable pérdida de intención y voluntad por parte de los organizadores.

El objetivo siempre fue elevar la calidad artística de la creación musical en este municipio; no se entiende cómo ahora se conforman con solo tener obras en participación. No se entiende cómo, después de obtenido el reconocimiento, dejan caer la tradición, hasta el punto cercano en que puedan perderla y ya no haya vuelta atrás.

La falta de estímulo es un factor importante en este caso, como en muchos en el sector cultural, pero si continuamos haciendo los eventos solo por tenerlos otro año más, no habrá qué contar al respecto.

No solo los aficionados de este municipio y la calidad de sus obras será cada vez menor, sino que el pueblo de Primero de Enero perderá el regocijo que antes sentía en febrero de cada año, y la audiencia dictará la peor, o mejor, sentencia.

Se deben retomar, o perfeccionar, las estrategias de comunicación para divulgar el evento; la Casa de Cultura tiene que volver a sentirse propietaria de este y, con tiempo suficiente, realizar el trabajo adecuado de perfeccionamiento con cada uno de los aficionados.

Aunque José Ramón Rodríguez no se encuentre vinculado directamente, aún puede, siempre con antelación, apoyar el proceso de desarrollo y contagiar con sus anhelos de antaño a un nuevo promotor cultural que se convierta en fiel defensor del Joseíto Fernández.


Comentarios  

# vasilymp 23-10-2018 11:03
Buen texto. Pero una muy buen foto que dice mucho sobre muchísimas cosas sobre la buena o mala canción, el buen evento musical, los impostores musicales y muchas otras cosas. bien por el periódico nuestro al publicar textos como este.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar