Lunes, 24 de septiembre de 2018 11:26 AM

Dice adiós Simposio de Patrimonio Sonoro en Ciego de Ávila

Con el compromiso de mantener la cita el venidero año se despidió el 5to Simposio Nacional de Patrimonio Sonoro y nos dejó el sabor de lo efímero, pues cinco días parecen pocos para encausar el debate y ahondar en la riqueza del patrimonio sonoro de Cuba y los modos para hacerlo imperecedero.

Sin embargo, los resultados fueron excelentes, lo mismo por la calidad de las más de 20 ponencias presentadas en cada jornada de trabajo, que por la participación del público, que no permaneció ajeno a las propuestas culturales e interactuó de cerca con el evento.

Los momentos de lujo iniciaron con la presentación de los discos La esencia de mi rumba, de Rumbávila Fusión, y Yoan, del cantautor Yoan Zamora, producidos bajo el sello Unicornio, de Abdala, que contó con la representación de su gerente general Deborah Mabel Muñiz, quien evaluó cada propuesta como auténtica y de probada calidad musical.

•Lea más sobre las presentaciones

Ambos fonogramas llegaron para perpetuar la obra de estos creadores con una carrera en ascenso que clamaba, desde hace rato, irrumpir en los circuitos de distribución y consumo.

Continuaron con los conciertos de Gerardo Alfonso y el grupo Moncada, y la magistral conferencia ofrecida por Jorge Gómez, director de esta agrupación, con valoraciones precisas de la situación actual de los procesos de producción y comercialización del arte y el patrimonio.

El conjunto novel Ars Nova, venido desde la provincia de Villa Clara, fue otro de los invitados que aportó su sonoridad impecable y contribuyó a cerrar por todo lo alto.

No faltó la exhortación a incrementar las acciones de preservación del patrimonio sonoro desde cada campo de acción y la alusión a grandes del pentagrama cubano como prueba irrefutable de la diversidad cultural que nos distingue.

A estas alturas, debiéramos agradecerles a Yoan Zamora y Yusmaidy Marrero por haber abonado la idea de que la memoria sonora del país debe, y merece, ser preservada como prueba imperecedera de lo que somos, así como por haber perseverado en el empeño de crear un evento de esta magnitud, que aglutina a representantes de todo el país y traza horizontes de trabajo, convertido ya en imprescindible en el panorama cultural de Ciego de Ávila y del país.

Por eso, nunca terminaremos de retribuirle del todo su valía y empeño en pos de movilizar apoyo a favor de la defensa del patrimonio, más allá incluso de la música, y enfocarse hacia todo aquello que merece ser salvaguardado.

El reto en lo adelante será mantener el poder de convocatoria conquistado en estos últimos cinco años, reinventar el diseño, generar soluciones palpables y socializar los resultados investigativos para hacerlo sostenible y aún más útil.

Yoan Zamora con el grupo MoncadaYoan Zamora y Moncada conquistaron los aplausos del público


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar