Lunes, 17 de junio de 2019 10:45 PM

Cultura tras el telón

Hombres en el teatroOsvaldo Gutiérrez Gómez Parece una práctica improbable pensar la cultura en su sentido menos grandilocuente o con la lógica invertida de valorar las partes antes que el resultado final, pues pocas veces vemos más allá de la obra de arte, del espectáculo teatral, de la buena factura del libro o de la música que deleita para descubrir una creación variopinta que no se exhibe ni se vende, pero que sostiene y amalgama al resto.

• Lea otra propuesta de Invasor, a propósito del Día del trabajador de la cultura en Cuba

Se erige la cultura sobre nombres anónimos que no figuran al dorso de ningún cuadro ni en el staff de un espectáculo, a pesar de ser responsables, por igual, de cuanto de bueno, o malo, se haga. Son los trabajadores de este sector artistas de manos y corazón, que sienten el arte desde un escaño intermedio entre el autor y el público, porque con su empeño y laboriosidad terminan por apuntalar el producto artístico.

Su posición, en ocasiones, es la más incómoda: detrás del telón, en la avanzada de la delegación, ajustando los decibeles del sonido, limpiando la escena o recogiendo los instrumentos, y a cada oficio pudiera ponérsele un nombre: tramoyista, promotor, productor, acomodador, velador de sala, operador de audio o maquillista, editor, corrector.

Sin embargo, también les toca, de un modo indirecto, guiar la creación y ser tan imparciales como para desligarse de sus gustos y creencias, para defender lo estéticamente bueno, o, incluso, aquello que, aun mereciendo el reconocimiento, no agrada para su propio disfrute.

Él que ayuda a hacer la cultura, casi nunca es un personaje popular, no viste de gala, se suda con el ajetreo, en la multitud es irreconocible, no sabe de horarios y mucho menos trabaja por dinero. Lo mueve el compromiso y su afán de hacer perdurable la obra. Entonces, no es categórico decir que sin gente dispuesta a trabajar para la cultura y los creadores, poco podrá hacerse.

Por eso, cuando el calendario vuelva a anunciar las celebraciones para conmemorar su Día, que se hacen coincidir con el natalicio de Raúl Gómez García, poeta de la Generación del Centenario, quizás nos descubriremos contando lo que se esconde tras el telón, otro entresijo escrito a retazos, otra historia que se disgrega, otra óptica para mirarla y hacerla.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar