Cita con las tradiciones haitianas en Ciego de Ávila

Como cada año, el Festival Eva Gaspar In Memoriam, esta vez en su XX edición, propone, entre el 21 y el 24 de este mes, el reencuentro con las tradiciones haitianas que afinca sus raíces en el municipio de Primero de Enero, como fiesta que invita al pueblo a disfrutar de diferentes manifestaciones culturales, como comidas, vestuario y, en especial, la danza.

El evento quedará inaugurado el jueves 21, en horario de la tarde, y en la noche se realizará un encuentro coreográfico. El siguiente día, tendrá lugar una exposición que reunirá comidas, bebidas y trabajos artesanales originarios del país caribeño, mientras que a las 5:00 pasado meridiano será el desfile inaugural, desde el Consejo Popular de Georgina hasta la plaza de la Casa de Cultura.

El espacio teórico de la cita queda reservado para el día 23, a las 10:00 antemeridiano, con el coloquio A mis Raíces, en el Museo Municipal, y en la tarde, el barrio Los Mangos, de Pedro Ballester, será escenario para el reencuentro ancestral. La tradicional quema del Diablo se llevará a cabo el domingo 24, justo a la medianoche.

Para esta ocasión han sido invitadas las agrupaciones Cimarrón, Adbureye y Mecongó, todas de Santiago de Cuba; Bonito Patuá y Dessandan, de Camagüey; y Leyenda Fork, de Trinidad. Estarán presentes, además, las agrupaciones músico-danzarias del territorio, La Gran Familia, de Ciro Redondo; Okay, de Venezuela; La Cinta, de Baraguá; Nagó, como anfitrión; entre otros.

Se prevé, también, que la actuación de parte de estos grupos llegue hasta las comunidades de Corea, Pablo, Ognara, Grúa Nueva y Pedro Ballester.

La cita se prestigiará con la presencia de Elvire Bauchared, encargado de Negocios de la Embajada Haitiana en Cuba; Pierre Luis Borga, consejero de la Embajada; Cristel Plaisimo, primer secretario de la Embajada; y Over Caballero, metodólogo de la Cultura Popular Tradicional en Ciego de Ávila.

Una nueva oportunidad para rendirle homenaje a Eva Gaspar, la patrona que organizaba los festejos tradicionales todos los años en Sabicú, hasta su muerte. Acontecimiento que apuesta por la pervivencia de las raíces haitianas en la contemporaneidad, como parte de nuestro ADN cultural.