Miércoles, 19 de diciembre de 2018 9:18 AM

Celebra aniversario peña María La Matancera en Ciego de Ávila

Con un guatecazo por todo lo alto, se celebró, este fin de semana, el X aniversario de la creación de la peña campesina "María Romero (La Matancera)", una destacada cultora de la décima, nacida en La Atenas de Cuba, quien hizo parte de su carrera en esta provincia de Ciego de Ávila, donde falleció cuando transitaba por su novena década.

El convite tuvo como escenario el remozado parque situado a la vera del lado este del puente Los Elevados (esquina de las calles Simón Reyes y Carretera Central), a solo unos metros del lugar donde vivió María los últimos años de su existencia.

El poeta y repentista Gualberto Domínguez Pérez, director del quinteto Cuerdas y voces del llano, fue el creador de la peña, fundada el 3 de noviembre del 2008, en el mismo sitio, para, según sus palabras, “rendirle homenaje a esa digna exponente del folclore tradicional campesino”.

El agasajo por la efeméride duró unas tres horas, espacio de tiempo en que los asistentes que colmaron ese espacio disfrutaron de lo lindo, bailando al son de los grupos musicales y disfrutando de esa variada gama de especialidades que agrupa el folclore de tierra adentro.

Protagonizaron la parte cultural las agrupaciones Cuerdas de plata, de Cabaiguán, Sancti Spíritus, invitados de lujo; y el anfitrión quinteto Cuerdas y voces del llano, cuyos integrantes ofrecieron sones, guarachas, boleros, guajiras, entre otros ritmos bien recibidos por el público, que se soltó a mover los pies.

Por los visitantes actuaron, además, los poetas y repentistas Abel Amador, Gabino Rodríguez y Benito Medina; y las tonadistas Bertha Marrero y Artely Medina, entre otros; mientras que por los anfitriones lo hicieron los improvisadores Reiber y Rainer Nodal, Edel Pedroso, Fernando Cruz y Luis Manso, así como una larga lista de versadores aficionados procedentes de distintos puntos de la geografía avileña, y el tonadista Mauricio Hera.

Una cerrada ovación fue el premio a la actuación de cinco de los niños integrados al taller de decimistas Raúl Rondón, que lidera el poeta y repentista avileño Armando López Rondón; estímulo moral que recibieron los protagonistas de la descarga de treseros representada por Jorge López, Julio César Gómez y Yunior Hernández: y el laudista avileño Yeinier Delgado.

Festejan en #CiegoDeAvila X Aniversario de la Peña María, la matancera #PuntoCubano

Posted by Damián Betanzos Hernández on Saturday, November 3, 2018

En fin, hubo de todo un poco en el convite por el décimo aniversario de la peña, en la que invitados y anfitriones, poetas, repentistas, tonadistas, parranderos, solistas, instrumentistas y animadores, entre otros, dieron lo mejor de cada uno, como para reafirmar que las tradiciones musicales de tierra adentro se mantienen vivas. También, los asistentes pudieron escuchar, mediante el audio, una pequeña síntesis (los datos son aún escasos) sobre Maria Romero, o María La Matancera, nombre artístico por el que era conocida, elaborada por el investigador José Martín Suárez y la colaboración testimonial de Raúl Báez Marrero, el Poeta de Las Trozas, localidad perteneciente al municipio de Majagua.

Al final, Domínguez Pérez agradeció la colaboración de un grupo de amantes de los géneros campesinos y de instituciones de la localidad cabecera, quienes hicieron posible la materialización del empeño.

¿Qué sabemos de María la matancera?

María Romero, quien en el mundo artístico se dio a conocer como María La Matancera, nació en Jovellanos, provincia cubana de Matanzas.
Se destacó mucho en las décadas de los años ´40 y ´50 del siglo pasado, época dorada para la música campesina, tanto en Cuba como en el Ciego de Ávila de aquellos tiempos.
Raúl Báez Marrero conoció de niño a María y a su esposo, quienes se hicieron amigos de sus padres durante los recorridos de la artista cuando esta hacia labores de propaganda comercial para ganar el sustento del matrimonio. El conyuge: Francisco del Real, era su guitarrista acompañante, y a la vez, su representante.
La propaganda la realizaban en una guaguita que, sobre el techo de la carrocería tenía montado un pequeño bohío escenografico, con puertas a ambos lados, en las que colocaban las bocinas por las que difundían, para acompañar la propaganda, música campesina, décimas de la autoría de María, novelas de Chanito Isidrón y mensajes comerciales. Fue tanta la amistad que María y su esposo a veces almorzaban y hasta pernoctaban en la casa.
En la década de los años ´40 y ´50 del siglo pasado, siempre a mediados de año, se celebraba en el Teatro Principal, de Ciego de Ávila, la Fiesta de María La Matancera, siempre con lleno completo, a la que acudían artistas de fama nacional, entre estos, Inocente Iznaga, Ramón Veloz, el Indio Naborí y Chanito Isidrón.
María La Matancera, fue la primera mujer cubana que grabó música campesina en los estudios de la RCA Víctor, de New York, en los Estados Unidos. Fue, además, artista exclusiva de las emisoras avileñas CMJH, primero; y en la CMJO, después.
Es de suponer que la migración de María y Francisco del Real a Ciego de Ávila, desde Matanzas, se debió al auge de la producción azucarera y a la gran red comercial que poseía Ciego de Ávila, que era muy poderosa.
Después de la muerte de su esposo, María alquiló una pequeña casita muy humilde, aledaña a la subida este de Los Elevados, en la que falleció, casi en el olvido, en el entorno de los 90 años de edad. Fue sepultada en su natal Matanzas.


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar